lunes, 18 de marzo de 2013

Y es un instante todo.


                                           Humo
que en la distancia surge

y se deshace

como ofrenda a la nada.

Y en este altar,

que parecía eterno,

de golpe ya no queda

ni víctima, verdugo, ni testigo,

tan sólo una ceniza

sobre la ausencia de las cosas

y de los nombres muertos.

Liturgia del vacío.

Un humo en la distancia,
que en este instante es todavía y nunca.
Conrado Santamaría. La noche ardida.
Imagen: Pintura de Pitsa, c. 540 a. C.

No hay comentarios:

Publicar un comentario