domingo, 9 de marzo de 2014

Como un rumor



Como un rumor que el viento nos metiera

desde tierras extrañas

y en volandas cada vez más urgentes,

por nuestras calles limpias, asfaltadas,

por nuestras casas blancas que cerradas

habitamos como sombras abajo

en los días boyantes y las noches en orden,

donde velan mil ojos, sin embargo,

como faros alerta en puertos fantasmales.


Un rumor de escombrera removida,

de ciénaga en enjambre y al acecho,

de escoria que se afila la herrumbre de sus garras

contra la piedra aguda.


También tú lo has oído,

enredado en tu fábula, de espaldas

a los huecos sangrientos de tus sombras,

a los moldes vacíos de todos tus amparos.


También tú lo has oído y ya no sabes,

y tiemblas a la espera de ese algo ineludible

que ya no se demora y te requiere.


Conrado Santamaría. La noche ardida.

Imagen: Bruce Gilden. Galway, Irlanda, 1996.

No hay comentarios:

Publicar un comentario