miércoles, 29 de enero de 2014

Furias en Gamonal



La furia, que no anda sola,

tiene por caminos todas las calles del mundo.

La furia está en combustión

como el oxígeno que arde los pulmones.

Y tal que fuego,

tiene ante las barreras

el reto de rebasarlas.


La furia, que no camina sola,

que no es grito de individuo

o locura de paisano,

que está atizada de sufrimientos,

no guarda nudos en las manos

ni tiemblos en las entrañas.


Si no anda sola la furia, 

aviso, 

si son tantas furias como injurias,

como repetidas las injusticias

que nos dan por costumbre,

tantos los abusos,

los insultos que por imbéciles

mansos o parias

creen que se nos evaporan

sin dejar huella,

tiene un desatar de esperanza.


De hacer huir canallas y lacayos,

de temblar cimientos,

de convertir el grito en consigna

con magnética capacidad de reclamo,

de sacarnos del pozo,

de devolvernos dignidad y cordura,

de desenmascarar,

de resucitar, 

de unir

y de lucha.


Millares de furias juntas...,

por millones las furias.


Burgos guardaba un secreto de furias

que era Gamonal.

Hela aquí

tal cual.


Rubén de la Peña

sábado, 25 de enero de 2014

La vuelta de Mambrú




Cuando mambrú se fue a la guerra
llevaba una almohadilla y un tirabuzón
la almohadilla para descansar después
de las batallas
y el tirabuzón para descorchar las
efímeras victorias

también llevaba un paraguas contra
venablos aguaceros y palabrotas
un anillo de oro para la suerte y contra
los orzuelos
y un llavero con la llave de su más
íntimo desván

como  a menudo le resultaba insoportable
la ausencia de la señora mambrú
llevaba un ejemplar del cantar de los
cantares
y a fin de sobrellevar los veranillos
de san juan
un abanico persa y otro griego

llevaba una receta de sangría
para sobornar al cándido enemigo
y para el caso de que éste no fuese
sobornable
llevaba un arcabuz y un verduguillo

asimismo unas botas de potro que rara
vez usaba
ya que siempre le había gustado caminar
descalzo

y un calidoscopio artesanal
debido probablemente a que marey edison
y lumière no habían nacido aún para
inventar el cine
llevaba por último un escudo de arpillera
porque los de hierro pesaban mucho
y dos o tres principios fundamentales
mezclados con la capa
bajo el morrión

nunca se supo cómo le fue a mambrú
en la guerra
ni cuántas semanas o siglos se demoró
en ellas

lo cierto es que no volvió para la pascua
ni para navidad
por el contrario transcurrieron centenares
de pascuas y navidades
sin que volviera o enviara noticias

nadie se acordaba de él ni de su perra
nadie cantaba ya la canción que en su
tiempo era un hit
y sin embargo fue en medio de esa
amnesia
que regresó en un vuelo regular de iberia
exactamente el miércoles pasado
tan rozagante que nadie osó atribuirle
más de un siglo y medio
tan lozano que parecía el chozno
de mambrú
por supuesto ante retorno tan insólito
hubo una conferencia de prensa en el
abarrotado salón vip
todos quisieron conocer
las novedades que traía
mambrú después de tanta guerra

cuántas heridas
cuántos grilletes
cuántos casus belli
cuántos pillajes
y zafarranchos de combate

cuántas invasiones
cuántas ergástulas
cuántas amnistías
cuántas emboscadas
y recompensas indebidas

cuántas cicatrices
cuánta melancolía
cuántos cabestrillos
cuántas hazañas
y rendiciones incondicionales

cuánto orgullo
cuántas lecciones
cuántos laureles
cuántas medallas
y cruces de chafalonía

ante el asedio de micrófonos
que diecinueve hombres de prensa
blandían como cachiporras
mambrú
oprimido pero afable
solo alcanzó a decir
señores
no sé de qué me están hablando

traje una brisa con arpegios
una paciencia que es un río
una memoria de cristal
un ruiseñor dos ruiseñoras

traje una flecha de arco iris
y un túnel pródigo de ecos
tres rayos tímidos y una
sonata para grillo y piano
traje un torito tartamudo
y una canilla que no tose

traje un teléfono del sueño
y un aparejo para náufragos

traje este traje y otro más
y un faro que baja los párpados
traje un limón contra la muerte
y muchas ganas de vivir
fue entonces que nació la calma
y hubo un silencio transparente

un necio adujo que las pilas
se hallaban húmedas de llanto
y que por eso los micrófonos
estaban sordos y perplejos

poquito a poco aquel asedio
se fue estrechando en un abrazo

y mambrú viejo y joven y único
sintió por fin que estaba en casa

Mario Benedetti. Yesterday y mañana, 1987. En Antología poética. Alianza, 2008.
Imagen: George Grosz. Reverencia a las autoridades. De Hintergrund, 1928.

jueves, 23 de enero de 2014

Todo en uno



Trece de febrero. En la boca del corazón

despierto Shibbólet. Contigo

peuple

de París. No pasarán.


Ovejita a la izquierda: él, Abadías,

el anciano de Huesca, vino con los perros

a campo través, en el exilio

se alzaba blanca una nube

de nobleza humana, nos dijo

en la mano la palabra que necesitábamos, era

español de pastores, dentro,


a la luz de hielo del crucero “Aurora”:

la mano de hermano saludando con la

venda quitada de los ojos grandes

como la palabra – Petrópolis, la

ciudad peregrina de los inolvidados te

llegaba también a ti, toscana, al corazón.


¡Paz a las cabañas!


Paul Celan. La rosa de nadie, 1963. En Obras completas. Editorial Trotta, 2002
Traducción: José Luis Reina Palazón
Imagen: José María Díaz-Maroto. Pastor, 1981.