domingo, 30 de marzo de 2014

Primera lección



En la escuela primaria

Ivo vio la uva

y aprendió a leer.


Al hacerse muchacho

Ivo vio a Eva

y aprendió a amar.


Y ya hecho un hombre

Ivo vio el mundo

sus alimentos y sus bebidas.


Un día en un muro

Ivo deletreó

la lección de la plebe.


Y aprendió a ver.

¿Ivo vio el ave?

¿Ivo vio el huevo?


En la nueva cartilla

Ivo vio la huelga

Ivo vio el pueblo.


Lêdo Ivo. Estación Central, 1964.

Imagen: David Seymour. Greek Village School, 1948.

viernes, 28 de marzo de 2014

Borderline



Liquidamos el trimestre viendo televisión.


Tras la película sobre la destrucción de la Amazonía

la chica del síndrome

me entrega su trabajo.


-cuatro líneas después de tres sesiones-


“En la selva caen muchos árboles

el niño corre muy deprisa por el bosque

se secan el pelo las mujeres alrededor de la lumbre”.


Ojalá estuvieras allí, con ellas,

y no aquí, en medio de esta carrera de bólidos,

mirándome con tus grandes ojos,

pidiéndome

nuevas e inútiles

instrucciones

para que no se note

lo lejos

que estás

de todo esto.


Antonio Orihuela. Lo que piensa la ballena del arponero. En Esperar sentado (Poesía completa 1992 – 2012). La Baragaña, 2013

Imagen: David Seymour. Viena, 1948.

miércoles, 26 de marzo de 2014

Esperan




vamos a empezar la lucha otra vez/ el enemigo

está claro y vamos a empezar otra vez/

vamos a corregir los errores del alma/

sus malapenas/ sus desastres/ tantos compañeritos


derramados/ hijitos derramados/ vamos

a empezar/ llegó el día con su

recordación de muerte/ llegó la

noche con su recordación de muerte/


llegó la muerte con su recordación/

nosotros vamos a empezar otra vez/

otra vez vamos a empezar/

otra vez vamos a empezar nosotros


contra la gran derrota del mundo/

compañeritos que no terminan/ o

arden en la memoria como fuegos/

otra vez/ otra vez/ otra vez


Juan Gelman. Si dulcemente, 1980. En Otromundo. FCE, 2008.

Imagen: Willy Ronis. Teatro obrero, París, 1934.

domingo, 23 de marzo de 2014

Nadie está solo



En este mismo instante 
   
hay un hombre que sufre;

un hombre torturado

tan sólo por amar la libertad.


Ignoro dónde vive;

no sé qué lengua habla,

o el color de su piel;

mucho menos su nombre:

mas justamente ahora

cuando tus ojos leen

mi pequeño poema

ese hombre existe y grita:

mientras muerde sus labios

para no denunciar

a los amigos. ¿Oyes?


Un hombre solo grita

Maniatado: jadea

en algún sitio. ¿Solo?

¿No sientes como yo

el dolor de su cuerpo

repetido en el tuyo?

¿No te mana la sangre

bajo los golpes ciegos?

        
Nadie está solo. Ahora

en este mismo instante

también a ti y a mí

nos tienen maniatados.


José Agustín Goytisolo. Algo sucede, 1968. En Poesía completa. Lumen, 2009.

Imagen: Dorothea Lange. Campo de concentración de Manzanar, California, para ciudadanos de origen japonés, 1942.

viernes, 21 de marzo de 2014

Marcha izquierda



(A los marinos)


Iniciad la marcha.

Las discusiones sobran.

¡Silencio, oradores!

Tiene usted

la palabra,

camarada máuser.

Basta de vivir con leyes

dadas por Adán y Eva.

Reventemos el jamelgo de la historia.

¡Izquierda!

¡Izquierda!

¡Izquierda!


¡Eh, blusaazules!

¡Ondead!

¡Por los océanos!

¿O

tal vez los acorazados

ya tienen romas las quillas?

No importa

que erizando la corona,

el león británico ruja.

La comuna no será vencida.

¡Izquierda!

¡Izquierda!

¡Izquierda!


Allí,

tras las peñas de pena

hay un país soleado sin estrenar.

¡Contra el hambre,

contra el mar de morbo

el paso de millones marcha!

Aunque nos cerque banda mercenaria,

aunque rieguen acero,

Rusia no caerá ante la Entente.

¡Izquierda!

¡Izquierda!

¡Izquierda!


¿Se apagará el ojo avizor?

¿Viviremos de nostalgias?

Aprietan

en el cuello del mundo

los dedos del proletariado.

¡Adelante el pecho bravo!

¡Fija en el cielo banderas!

Eh, ¿quién marcha con la derecha?

¡Izquierda!

¡Izquierda!

¡Izquierda!


Vladimir Mayakovski. Poemas 1917 – 1930. Visor, 1993. Traducción: José Fernández Sánchez