jueves, 30 de abril de 2015

Al Primero de Mayo



¿No es hora ya de que se rompa el yugo,

que lata el corazón, se ensanche el pecho,

y haga valer su fuerza y su derecho

aquel a quien cantara Victor Hugo?


¿Hasta cuándo el infame y vil verdugo,

que daño tan atroz al mundo ha hecho,

ha de dormir en un mullido lecho

y al pobre ha de faltarle hasta un mendrugo?


¡Que tiemblen los malvados y opresores

al ver que ya se inclina la balanza

y en el mes de las aves y las flores,

el bueno hacia la luz corre y se lanza;

poniendo en sus brillantes resplandores

su corazón, su dicha y su esperanza!


Fermín Salvochea. Suplemento de La Revista Blanca.5 de mayo de 1900.

lunes, 27 de abril de 2015

Notificaciones



Me dijeron

que.

con bonitos zapatos impermeables

con camisas sin hilo en el final de los tiempos

con botonaduras de catástrofe.


Me advirtieron

con.

que un hombre esperando en la sala de abajo

que por fin la casa tomada

que Raquel.


Me avisaron

de.

si forzar con soplete el portón de los niños

si poner en desorden las cosas y el tiempo

si dejar la ciudad en menos de tres horas.


Me dijeron

que.

Me advirtieron

con.

Me avisaron

de.


Enrique Falcón. Porción del enemigo. Calambur, 2013.

Imagen: Gillo Pontecorvo. La batalla de Argel, 1966.

sábado, 25 de abril de 2015

Dios



            dios es

            según mi abuelo


            la conciencia

            de cada cual:


            esto explicaría


            por qué hay

            tan poca fe

o          tan poca conciencia:


David González. En Voces del Extremo. Poesía y dignidad. Amargord, 2015.

Imagen: Théophile Alexandre Steinlen. El trabajador honrado, 1899.

viernes, 24 de abril de 2015

Él pasa por una fábrica



                                                (De México, 1961)


Mientras tiembla la piel bajo las ásperas camisas

en el patio nocturno mojado por la huelga

toda la ferocidad del mundo se detiene con un cigarrillo

y el amor es un ave perdida en el mar

sobreviviente de la tormenta del recuerdo.


El viento bate las cejas de los viejos

habituado a ver agonizar el pan

mientras la miseria engorda sus telarañas

en los cuarteríos cercanos que permanecen despiertos.


Y yo me avergüenzo de ser el solitario

que simplemente sigue su camino en la noche

loando hasta hace un momento la tranquilidad

y haciendo planes para visitar Chapultepec

en la mañana de mañana domingo.


Roque Dalton. Los testimonios. Baile del Sol, 2008.

Imagen: Théophile Alexandre Steinlen. Las banderas rojas.

miércoles, 22 de abril de 2015

Tercerillo



Y la vida se me fue
 
por la calle sin salida

del poder y no querer.


Conrado Santamaría

Imagen: Théophile Alexandre Steinlen. Danza macabra.