lunes, 31 de agosto de 2015

El descanso del guerrero



Los muertos están cada día más indóciles.


Antes era fácil con ellos:

les dábamos un cuello duro una flor

loábamos sus nombres en una larga lista:

que los recintos de la patria

que las sombras notables

que el mármol monstruoso.


El cadáver firmaba en pos de la memoria

iba de nuevo a filas

y marchaba al compás de nuestra vieja música.


Pero qué va

los muertos

otros desde entonces.


Hoy se ponen irónicos

preguntan.


Me parece que caen en la cuenta

de ser cada vez más la mayoría!


Roque Dalton. Taberna y otros lugares, 1969. En Antología. Visor, 2000.

Imagen: Max Penson, 1940.

viernes, 28 de agosto de 2015

Los chicos de la tele



Si te descuidas,

los de la tele te venden

en plena madrugada

una vida nueva,

limpia y reluciente

como uno de esos cuchillos de acero

hechos para durar toda la vida.

Si te descuidas te venden

una ilusión de plástico, un pedazo

de mierda indeseable más

para taparte el vacío

que día tras día

se te hace más grande dentro.

Si te descuidas

la pandilla basura te mandará a tu casa

en apenas un par de días

otro trasto reluciente

que no sabrás bien dónde poner

ni cómo utilizar

exactamente igual que tus hijos.

Si te descubres por la noche

vegetando tristemente

frente al televisor

                        cuidado,

ponte a salvo,

los chicos de la tele vendrán a rescatarte

aunque tú no quieras,

te ofrecerán aparatos para darte masajes

o para machacarte el cuerpo,

                                               da igual,

lo importante es creer

que no hemos perdido la capacidad de ser distintos,

de alejarnos de una maldita vez

del zombi o del fantasma en que nos hemos convertido

muy a nuestro pesar.


Si te descuidas

los mercaderes te venderán

a precio de saldo una verdad nueva

que mascar durante un tiempo

como si fuera un chicle.

Ese es tu trabajo

y al fin y al cabo

también el de todos nosotros.

Vender, comprar, tirar,

todo es lo mismo.

Nos enseñaron a comprar barato

y a vendernos todavía más.


Si te descuidas

los artesanos del deseo

te construyen un paraíso nuevo

para ti solo,

con facilidad de pagarlo a plazos

y sin gastos de envío;

incluso lo puedes devolver si no te gusta

y te reembolsarán el dinero.

Aquí se puede descambiar de todo.

Llama ahora,

aprovecha esta excelente oferta.

Llama ahora.

O TE ARREPENTIRÁS.


Juan Cruz López. En Palabras de barricada. Una recopilación de anarcoversos. VVAA. (Coord. Fernando Barbero). Queimada ediciones, 2015.

Imagen: Helmut Newton. Asesinato televisivo. Cannes, 1975.

miércoles, 26 de agosto de 2015

Los anarquistas



Perdidas todas las batallas

heridos y astados por caballeros

de heráldicas prepotentes y sumisos rapsodas,

ignorados con desdén por princesas

de tetas de silicona y coronas de latón

emprenden, una vez más, el camino del exilio.

Emboscados en las catacumbas

aquellos dragones vegetarianos y esperantistas,

temidos los días pares, escarnecidos los impares,

aúllan sin voz, enterrados bajo estratos de olvido.

Aquellos que creían que otro reino

sin reyes ni reyezuelos, era posible,

que ahuyentaron las ovejas de los pastores

y las doncellas de los obispos

tuvieron que correr, con sus escamas

salpicadas de sangre azul.

Mas bajo la llama desvanecida de otros tiempos

en la profundidad de sus bocas clausuradas

conservan aún el humo denso de la memoria,

y en silencio, se lamen las heridas

de las que brotan rosas negras.



Els anarquistes


Perdudes totes les batalles,

ferits I astats per cavallers

d´heràldiques prepotents I submissos rapsodes,

ignorats amb desdeny per princeses

de pits de silicona y corones de llautó

emprenen, un cop més, el camí de l´exili.

Emboscats a les catacumbes

aquells dracs vegetarians i esperantistes,

temuts els dies parells, escarnits els senars,

udolen sense veu, colgats sota estrats d´oblits.

Aquells qui creien que un altre reialme

sense reis ni reietons, era posible,

que van fer fugir les ovelles dels pastors

i les donzelles dels bisbes

van haver de córrer, amb llurs escates

esquitxades de sang blava.

Mes sota la flama esmorteïda d´altres temps,

endins llurs boques closes

serven encara la densa umarada de la memoria,

i en silenci, es llepen les ferides

d´on brollen roses negres.


Xavier Díez. En Palabras de barricada. Una recopilación de anarcoversos. (Coord. Fernando Barbero). Queimada, 2015.

Imagen: Anarquistas en Barcelona, 1936.

lunes, 24 de agosto de 2015

666 Reencarnación de los carniceros



Y vi que los carniceros al tercer día,

al tercer día de la tercera noche,

comenzaban a florecer en los cementerios

como brumosos lirios o como líquenes.


Y vi que los carniceros al tercer día,

llenos de tordos que eran ellos mismos,

volaban persiguiéndose, persiguiéndose,

constelados de azufres fosforescentes.


Y vi que los carniceros al tercer día,

rojos como una sangre avergonzada,

jugaban con siete dados hechos de fuego,

pétreos como los dientes del silencio.


Y vi que los perdedores al tercer día,

se reencarnaban en toros, cerdos o carneros

y vegetaban como animales en la tierra

para ser carne de las carnicerías.


Y vi que los carniceros al tercer día,

se están matando entre ellos perpetuamente.

Tened cuidado, señores los carniceros,

con los terceros días de las terceras noches.


Óscar Hahn. Poemas de la era nuclear. Bartleby, 2008.

Imagen: Don Mccullin. Ovejas al matadero, 1958.