domingo, 27 de noviembre de 2016

Luminosa



¡El mundo arriba por el pecho abierto!

Bienvenida a los brazos

de la alegría,

a la cintura del corazón,

siempre bailando.

Todo está por hacer, de veras, todo:

el ritmo de las cosas, la crecida

cosecha de la tierra,

el vuelo de la libertad.

¿Dónde fue el miedo? Vamos,

entra en el corro.

Ya nadie te vigila, desaprende.

Siente solo la música,

oye tu vida hermosa, el aire

del amor. Que todos,

sin bajar la cabeza,

respiramos a una

contigo luminosa la verdad.




Conrado Santamaría

Imagen: Henri Matisse. La danza, 1909.

No hay comentarios:

Publicar un comentario