domingo, 30 de octubre de 2016

NOS LO QUITAN TODO



Nacidos medrosos de incertidumbre,

con colores inseguros sobre nuestras espaldas

y nuestras palabras: este verso,

simple coartada del poder.

Todo incienso. Tanta mistificación literaria.

Hay que tener las narices obturadas para no enfermar.

Nos lo quitan todo, ya lo veis.

Salvo la libertad de matarnos.

¿Hay don más misterioso?

La consolación por el suicidio

amplía infinitamente esta morada

donde nos ahogamos.

Se muere de no saber,

de no querer decir,

de callar continuamente.

Se muere golpeado a traición,

por esa usura de gestos y palabras.

Como un cáncer permanente.

Es hora de evaluar el impacto de cada adjetivo,

estimar en la balanza de los nervios

el peso concreto de cada silencio.

Ahora o nunca.

                                   Se necesita una chispa humana,

una creatividad posible

contra su nido de emboscadas,

riesgos y trampas.

La vida cruje por todas partes

bajo los golpes diarios del trabajo forzado.




Miguel López Crespi. El seco pulso del tambor. Provincia, 1984.

Imagen: Nikolái Kasatkin. En el juzgado del distrito, 1897.

jueves, 27 de octubre de 2016

LA EXPLOSIÓN YA SE HA PRODUCIDO



Es inútil esperar,

                                   las cosas están ahí,

nacidas o muertas al nacer; están ahí,

superadas.

Es desesperante, pero, ¿qué se le va a hacer?

No futurice.

Y al mismo tiempo, que no cunda el pánico.

Todo está ya nuclearizado,

enucleado, volatilizado.

La explosión ya se ha producido,

la bomba no es más que una metáfora.

¿Qué más quiere usted?

Todo se ha borrado ya del mapa.

Sus sueños. La Comuna libre.

Es inútil soñar.

                                   La bomba,

la última bomba, de la que nadie habla,

es la que, no conforme con dispersar

las cosas en el espacio, las disipa en el tiempo.


Mire a su alrededor:

la explosión ya se ha producido.

En un mundo sin memoria

como el nuestro

todo es triturado vivo,

                                               precipitado

en una dimensión desconocida.

Petrificados por una revolución definitiva del tiempo.

Esta es la bomba:

la que inmoviliza

en una estrategia de nadie.




Miguel López Crespi. El seco pulso del tambor. Provincia, 1984.

domingo, 23 de octubre de 2016

La verdad se escondía



la verdad se escondía

diariamente entre las líneas del periódico

y la esperanza hurgaba

inútilmente por los vertederos.

todo era gris, de un gris tirando a negro.

y los supervivientes

seguían existiendo

casi sólo por no romper con la costumbre.




Jesús Munárriz. Cuarentena. Turner Ediciones, 1977.

Imagen: Nick Hedges. Pauline Rump y su hermana reflejadas en un espejo. Whitechapel. Londres, 1969.

viernes, 21 de octubre de 2016

EL ANIMAL QUE NO ERES



No. Tú no eres un animal.

Tú no obedeces

ciegamente, ni al dolor respondes

con aullidos. No has nacido

en el lugar previsto, ni has sido separado

de tus juegos para la educación.

Nadie te confina en recintos

protegidos, ni vigila tu ocio,

ni escancia tu comida a horas previstas

en platos estándar. No entregas

tus crías al sistema, ni tu placer a las normas.

No.

Tú no eres un animal.

Estás seguro.




Cristina Morano. Animales entre animales. Raspabook, 2014. En Contra. Poesía ante la represión. Coordinadora Anti Represión de Murcia, 2016.

Imagen: Maniquíes para ensayo atómico. Nevada, 1955.

martes, 18 de octubre de 2016

Salario (y XXX)



Treinta poemas

labré en campo de sangre,

quedan la piedras.




Conrado Santamaría. Salario.

Imagen: Diane Arbus. Child with Toy Hand Grenade in Central Park, New York City, (1962).