lunes, 16 de enero de 2017

La lluvia cayó sobre las hojas



La lluvia cayó sobre las hojas

hasta agotar los números del tiempo.


El río trajo la bronca imagen de los asesinos

reflejada en sus aguas más oscuras.

Venían con sus dioses de bolsillo,

aguardentosos, tristes, ávidos.

El áspero ruido de sus botas

llegaba hasta las bóvedas del cielo.


Vosotros os levantasteis hacia el aire

como bandada de aves indefensas.


No sabéis cuántos murieron,

cuántos habéis quedado,

qué quedará de todo y de la luna

cuando ya nadie quede de vosotros.


Fazendeiros de fazendas e mortes,

cheios de sombra.


Quien esté ciego para verlo no merece

vivir.

            El mate ardiente pasa

de una mano a otra mano.


Todas las manos juntas representan

el nuevo nacimiento, el vuestro, el nuestro

si aún nos fuese posible

nacer a vuestro lado

en la tierra sin mal.



                                               (Redoble por los kaiowá

                                               del Mato Grosso del Sur)





José Ángel Valente. Fragmentos de un libro futuro, 1991-2000. En El fulgor. Galaxia Gutenberg, 2001.

Imagen: Mídia NINJA

domingo, 15 de enero de 2017

ROMANCE DE “LA LIBERTARIA”



            María Silva por nombre

ya era un romance certero.


                                   ***


            María Silva traía

los grandes ojos ardiendo,

muda su lengua andaluza,

pálido el rostro moreno

y un espasmo de terror

por las entrañas adentro.


                                   ***


            Estampa de noche trágica.

Benalup, en su recuerdo

raía como una lima

la carne de su cerebro;

cerebro de niña pobre,

sin pan, sin libro y sin credo.


                                   ***


            En una disputa trágica

gritan la llama y el viento;

rayan la noche fusiles

con resplandores siniestros

buscando al hombre en el monte

como el lobo carnicero.


                                   ***


            Dieciséis años tenía

María Silva incompletos.

¡Ay, María Silva Cruz,

nieta del bravo “Seisdedos”,…

tus piernas de corza joven

hacen competencia al viento!

¡Corre hacia los negros campos;

corre viva, corre presto;

salva tus dieciséis años,

tu vida en flor, que aún es tiempo!

Salta las tapias enanas,

busca refugio en los cerros;

chacales con voz humana

siguen tu rastro sangriento.

¡Corre, María Silva, corre!

Y el sol la alumbró corriendo

por caminos de Jerez,

duros de noche y de invierno.

¡A la zaga iba el destino

como una fiera al acecho!


                                   ***


            En cárceles tenebrosas

–Cádiz, Sevilla– murieron

como dieciséis jazmines

dieciséis años parleros.

Alguaciles y escribanos

–jeta asquerosa de puercos–

olisqueaban tu carne

y tu pobreza, sabiendo

que el hambre es la celestina

mejor de sus trapicheos.

¡Pecado tus ojos grandes,

aún abrasados de incendio,

tu dulce lengua andaluza,

tu labio tímido y fresco!

¡Pecado con que soñaban

sus apetitos sin freno!

Un incentivo, tu llanto,

mejor que un dique a su sueño

y la flor de tu inocencia,

aguijón de su deseo.

Fuera botín descontado

tu carne, carne del pueblo,

si en la sombra no velaran

como dos puntas de acero

–carne de tu misma carne–

un afán con ojos negros.

Quebró el destino su vara

y te miró con respeto.

¡Ay, María Silva Cruz,

(“Libertaria”, por tu abuelo),

qué poco dura la dicha!

¡qué poco dura!, ¡ay! El tiempo

mide con varas distintas

una alegría y un duelo.


                                   ***


            Apenas tuviste un dulce

collar de brazos morenos,

roncos cañones tronaron

sus tempestades de hierro;

Atila picó de espuelas

su raudo potro siniestro;

sobre los campos de España

la sal del odio vertieron,

por que no dieran más pan

que el pan de su privilegio.

Se desbordaron de sangre

el Guadalquivir y el Ebro;

torrentes rojos teñían

montes, collados y oteros;

y a la luna subió el grito

de guerra del pueblo ibero.

–¡A las armas!, camaradas,

¡a las armas!, que los perros

han quebrado sus carlancas.

¡A las armas! ¡Rompan fuego!

Lucha cruel han trabado

la aristocracia y el pueblo,

y en un revuelto amasijo

de carnes rotas y nervios,

rugen por tierras de España

cada uno por sus fueros.

–¡Camaradas, a las armas!

¡El grito deshizo el cerco

adorable de los brazos

y quedó desnudo el cuello!


                                   ***


            Sola, no, que ya reclinas

un sueño de oro en tu pecho;

aún tienes una sonrisa

que devuelve tu reflejo.

¡”Libertaria”, has de ser fuerte!

María Silva, ¡de hierro!

Pedazos de tus entrañas

necesitan tus alientos.


                                   ***


            Látigos hienden la noche.

–Corazón mío, es el viento…

Y María Silva canta:

–“Duerme…, nanita…, arrapiezo.”

Puños de gigante baten

la puerta del aposento

y la noche entra de pronto,

negra de horror y misterio.

–Ráfagas de fuego arrancan

desgarrones de silencio–.

¡Ay, María Silva Cruz,

carne dolida del pueblo!

Rugió brutal el destino,

–¡Al fin, María Silva! ¡Fuego!


                                   ***


¡Ay!, María Silva Cruz

(“Libertaria”, por tu abuelo),

¡carne de tu misma carne,

te vengará el pueblo ibero!





Lucía Sánchez Saornil. Poesía. Pre-textos/IVAM, 1996.

Imagen: María Silva Cruz

viernes, 13 de enero de 2017

Secretas


Con tegumentos ciegos y retráctiles

córneas,

se desplazan oblicuos bajo el légamo tibio. 


Amarillos se nutren

de larvas de obediencia,

de los pútridos jugos que la inquietud destila. 


Chapotean. 


De repente,

a una señal de alarma,

refractarios, hostiles, rubricados,

emergen en enjambres

de una sombra a otra sombra

para ver qué ternura que brota parasitan. 


Postiza la razón, cuando precisa

de ciénaga y verdugos. 


Sabedlo,

vuestros nombres existen,

mas nada significan,

salvo el rastrero

aguijón de la muerte. 


En vuestra soledad,

tan solo

concebiréis muñones.





Conrado Santamaría, De vivos es nuestro juego. Ruleta Rusa, 2015.

Imagen: Iliá Yefímovich Repin. Arresto de un propagandista, 1880-1889.