martes, 21 de noviembre de 2017

SISTEMA DE COORDENADAS PARA DETERMINAR EL DESASTRE



No puedo no ver

la altura del engaño

con su máscara íntegra,

con sus zancos soberbios

y su música alegre,

en pasacalles,

interpretando la ocasión del mundo.


No puedo no ver

la anchura de su sombra

con su espesor de ruina y su progreso

de abismo,

que todo lo oscurece y asimila

a la negra verdad de la caverna.


No puedo no ver

la longitud del miedo

con su escala opresiva, su amarilla

mirilla telescópica,

su temblor en los márgenes.


No puedo no ver

el tiempo que nos queda

sin sueños ni preguntas:

 o indiferencia o sorna.


No puedo no verlo

detrás

de mi pantalla.


No puedo no verlo

y no lo veo.


Y no lo veo.





Conrado Santamaría

Imagen: Misha Gordin

sábado, 18 de noviembre de 2017

EL HOMBRE DEL ORDEN



Soy viejo

viejo como vuestra esperanza

me da risa.


Yo estuve con un sable (pero añorando las

ametralladoras)

entre los Voluntarios de Fernando VII

bastó un poco de alcohol –¿fue en 1814?– y maté con un palo

a un muchacho en la Universidad.


Yo fusilé a un tal Farabundo Martí a un tal Gerardo Barrios

–hace sólo unos días–

y aplaudí a Cuaumichín

cuando ordenó la tortura de Fidelina Raymundo.


Yo iba a escribir el himno de la Guardia Cívica

fue cuando lo de Francisco Morazán el líder comunista

pero había bastante que matar.


Y sigo joven

duro de soportar cuando golpeo.


Sangre de vuestra sangre es mi antigüedad y mi memoria.


Yo soy de allá vosotros

yo qué culpa.





Roque Dalton. Taberna y otros lugares, 1969. En Antología. Visor, 2000.

Imagen: Henri Cartier-Bresson. Yankee Stadium, Nueva York, 1946.

viernes, 17 de noviembre de 2017

La ciudad. 21



21


      Sr.                        Señor

      (a)                         Alias

    Afto.                       Afecto

  izqda.                       izquierda

 R. I. P.                       Requiescat in pace

    a. m.                       antes del mediodía

        &                         y

     Cía.                       compañía

     Sra.                       Señora

       id.                        Idem (lo mismo)

    Ibid.                        Ibidem (en el mismo lugar)

    s. c.                        su casa

    s./n.                        sin número

   P. O.                        por orden

Excmo.                      Excelentísimo

    gral.                        General

B. L. M.                      Besa la mano

B. L. P.                       Besa los pies

 s. s. s.                       su seguro servidor

        X.                        anónimo, desconocido

Vo. Bo.                       Visto Bueno





Gonzalo Millán. La ciudad. Les Editions Maison Culturelle Québec-Amérique La tine, 1979.

Imagen: Marcelo Montecino. Santiago, 1988.

jueves, 16 de noviembre de 2017

TRAS LA PUERTA ENTORNADA



(Dame la mano,

no te quedes ahí fuera

en medio de la noche.

Dame la mano y traspón el umbral. 


Mas tú no entras,

contemplas esa mano

que el niño te propone y ves tu mano,

le miras a los ojos

y una gota de sangre se coagula en la niebla. 


No has perdido la culpa ni los modos

inquietos de su sombra

en los rotos del tiempo.

Aunque la propia casa

de tu infancia no exista y la sentencia

yazga entre sus ruinas,

vamos, no tiembles,

dame la mano y traspón el umbral. 


La oscuridad de dentro,

¿no está hecha de la misma negrura

que la noche de fuera?

¿Y el silencio no son las mismas voces

que tanto te asustaron? 


Sobre todo no tiembles.

Dame la mano y traspón el umbral.

Aunque haya otra esperanza

al fondo del pasillo

y sólo espere el lobo tras la puerta entornada.)





Conrado Santamaría. La noche ardida. Ruleta Rusa Ediciones, 2017.

Imagen: David Lynch. Inland Empire, 2006.