domingo, 14 de abril de 2013

Flores de vertedero


1 

La cara sucia, descalza,
más  pequeña que el bichero,
alegre liba mi amiga
las flores del vertedero.

2 

- Dime, mi amiga, ¿qué buscas,
la basura a la cintura,
dentro del contenedor? 

- Bajo la luz de la luna,
la basura a la cintura,
yo voy buscando a mi amor.

3 

Que juega al aire,
no molestéis a la niña,
que al aire juega. 

El hombre con turbia mano
le acaricia la melena.
La niña seria sonríe
en su disfraz de muñeca. 

Que al aire juega. 

El hombre, avaro y experto,
con el amo regatea.
La niña seria se alisa
sus harapos de princesa. 

Que al aire juega.

4 

Véndeme, niña,
todas las rosas,
que ha anochecido
y no son horas
de que las niñas
anden a solas. 

Véndeme, niña,
las rosas todas,
que ha amanecido
y no conozcas
cuánta tristeza
hay en las cosas.

5 

-Yo, por esas deportivas
de marca, no sé qué haría,
la navaja, Dios, te hundía
como a un cerdo en San Martín. 

Ocaso de oro y carmín,
chiquillos color canela:
descalzo corre el turista
y alegre por la favela. 

6 

Tumbado en la sucia acera
como descansan las ratas,
el ojo vivo y las patas
ya prontas a la carrera
(a veces la madriguera
la asaltan negros milicos),
el gamín con sus hocicos
sucios de pegamento
sonríe dichoso al viento
de su ilusión hecha añicos.

7 

Bajo el puente te espero,
bajo el puente, tú sabes,
yo cuánto me acuerdo. 

Bajo el puente, las aguas
me dan tu reflejo
y tu risa me alegra:
aún queda tiempo. 

Bajo el puente, la hoguera
se apaga en silencio,
mas tus brasas me ríen:
aún queda tiempo. 

Bajo el puente, los guardias
no bajan por miedo,
y tu sombra se burla:
aún queda tiempo. 

Bajo el puente te espero,
bajo el puente, tú sabes,
yo cuánto te quiero.
Conrado Santamaría. Cancionero de escombros con hoguera.
Imagen: David Seymour.

No hay comentarios:

Publicar un comentario