viernes, 12 de febrero de 2016

Arte poética



Que golpee y golpee

hasta que nadie

pueda ya hacerse el sordo

que golpee y golpee

hasta que el poeta

sepa

o por lo menos crea

que es a él

a quien llaman.



Mario Benedetti. Contra los puentes levadizos, 1966. En Antología poética. Alianza, 2008.

Imagen: Jules Girardet. El arresto de Louise Michel. Finales del XIX.

No hay comentarios:

Publicar un comentario