miércoles, 26 de abril de 2017

ANTE EL “GUERNICA” DE PICASSO. ELEGÍA II



Así está bien… sin sangre…

Ya no hay sangre en el mundo.

Todo está seco ya…

Y nada tiene color… la sangre fue roja.

Todo se ha secado… la sangre también.

No quedan más que signos…,

jeroglíficos…,

el enigmático lenguaje de los muertos.

Se habla desde muy lejos –desde la noche remachada

nadie  conoce a nadie.

Ni mitos… ni símbolos… ni sueños.

Signos… signos sólo… signos todo.

Ya no quedan más que signos…

Signos…

y nadie, nadie

que se atreva a descifrarlos.

Que se quede todo en la sombra, en la noche remachada,

como un guiño borroso,

como la mueca última

como el último parpadeo.

España es sólo un signo,

un signo oscuro, perdido

en el lienzo,

en la piedra,

en el aire,

en el viento…

¿Cómo se escribía España?... Nadie se acuerda.

¿Cómo se escribirá mañana

en el lenguaje de los muertos?

Aquí hubo un pueblo…

¿Dónde?

¿Cuándo?

¿Cómo se llamaba?





León Felipe. Rocinante, 1969. En Poesías completas. Visor, 2010.

2 comentarios:

  1. Las vidriosas fauces del cálculo bursátil han deforestado el alma humana... Lo demás es consecuencia de ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hay que replantar, no queda otra. Salud

      Eliminar