sábado, 25 de agosto de 2012

Tropezando iba el parado


Tropezando iba el parado
costana abajo:
solo va, y se oía el llanto. 

Donde el parado hunde la tarde,
en el banco de aquel parque,
solo va, y se oía el llanto.
Conrado Santamaría. Cancionero de escombros con hoguera.
Imagen: Tarde de invierno. Isidre Nonnell

No hay comentarios:

Publicar un comentario