martes, 14 de marzo de 2017

VED AL CAMALEÓN



Vedlo sobre la alfombra

con sus ojos beodos de batracio,

sucio, petrificado por el miedo,

farfullando su lengua irremediable

ante la sombra dura de la suela.


El odio que creó,

que tan certeramente propagara,

se convirtió en gigante,

y allí está frente a él,

dispuesto a exterminarlo.


Con qué placer lo aplasta y lo espanzurra

hasta que sólo queda

la purulenta bilis,

una costra, una mancha vagamente

difusa por los años.


Para torva desgracia

de aquellos que pudieron restañar

la repulsión de hablarle,

su imagen humillada

continuará invadiendo,

con su verde y podrida pestilencia

nuestra infausta memoria.




Justo Jorge Padrón. Resplandor del odio. Espasa Calpe, 1993.

Imagen: Henri Cartier-Bresson. Stock Exchange, London, 1955.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada