domingo, 2 de septiembre de 2012

Mis maestros


Aquellos hombres
predicaban miedo.
Miedo convulso
en la lección diaria;
oscuro miedo
por los corredores
entre esperma y latín
en la espantosa
composición exacta
de lugar: un niño
solo; mentido
y solo; amordazado
y frío buceando
en el pozo:
arriba; arriba;
sin aire casi;
arriba; más aún
hasta alcanzar
el borde de la vida. 

José Agustín Goytisolo, Poesía completa. Ed. Lumen, 2009
Imagen: Escuela rural de la Selva Negra. Albert Anker

No hay comentarios:

Publicar un comentario