miércoles, 19 de septiembre de 2012

Parábola del Buen Gestor


Cuando al Buen Gestor le dijeron que el dinero se había agotado, revisó las cuentas y solo vio números. Trazó sobre el papel sus planes de ajuste y los llevó a cabo con precisión. Al poco tiempo, las cuentas comenzaron a cuadrar. Y cuando fue a proclamar que había llegado por fin el momento de las vacas gordas y de los perros con longaniza, vio con estupor que nadie había sobrevivido y que estaba solo en medio de aquella desolación con su balance en la mano.  Tampoco el Amo se lo pudo agradecer.
Conrado Santamaría
Imagen: Portuguese businessman looking at dollar sign cloud. Colin Anderson

No hay comentarios:

Publicar un comentario