lunes, 26 de noviembre de 2012

A los que os gusta el golf,


qué lástima de topos.
Qué pena de paisano
con su braván;
pena de tractor…,
lástima de vertederas. 

            A los que os gusta el golf,
qué falta de guijarro,
de suelo sin bellota,
de brote de encina. 

Pero ¿qué lugar tiene el acebo?,
¿dónde escarba el arrendajo?,
¿cuál es el paso de los corzos?
Ni para los más testarudos duendes
queda un triste esconderite. 

            A quienes os gusta el golf,
que confundís hierba con césped y
armonía con uniformidad,
diera yo reses a tanto pasto;
boñiga a cada agujero
monte a tanto yermo.
A las manos ociosas,
palotas, dalles y azadas,
calor para toda hectárea sin vida.           

A los que os gusta el golf
con vuestros juegos de palos...,
¡qué de palos os daba!
 
Rubén de la Peña
Imagen: Edward Hopper. People in the sun, 1960.

No hay comentarios:

Publicar un comentario