viernes, 4 de enero de 2013

Circulación


El premolar solitario de una prostituta
muerta en el anonimato
llevaba un empaste de oro.
Los otros ya habían desaparecido,
como por tácito acuerdo.
El guardacadáveres se lo extrajo de un golpe,
lo empeñó y se fue de bailoteo.
Porque, decía,
sólo el polvo ha de volver al polvo.

Gottfried Benn. Morgue y otros poemas. 1912
Traducción: José Manuel López de Abiada
Imagen: Rembrandt. El buey desollado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario