viernes, 18 de enero de 2013

En uno de mis mundos



                                   ¿Y para qué metáfora
                                   si la esclavitud no es metáfora
                                   ni es metáfora la muerte?
                                               Ernesto Cardenal

En uno de mis mundos
los dioses habitan en lo alto.

Sus nombres
no pronunciados nunca en vano
hacen temblar
como las armas de sus guaruras.

En uno de mis mundos
el pez grande se traga al chico
por temor a que crezca.

En uno de mis mundos
los dioses son buenos
con los arrodillados
que en infinito escalafón
esperan
            migajas de la mesa
                                   esperan.
En este mundo
la justicia es cortesana
de sillas compradas con sangre
la ética un estorbo
la transparencia una amenaza.
Yo, un espectador cobarde.

Lupita Pérez. Del demonio y otros amores: conjugaciones. Ed. Homo Scriptum, 2011
Imagen: Juan Rulfo. Erupción del Paricutín e iglesia de Parangaricutiro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario