viernes, 7 de junio de 2013

La Tierra es un satélite de la Luna


El Apolo 2 costó más que el Apolo 1
el Apolo 1 costó bastante.

El Apolo 3 costó más que el Apolo 2
el Apolo 2 costó más que el Apolo 1
el Apolo 1 costó bastante. 

El Apolo 4 costó más que el Apolo 3
el Apolo 3 costó más que el Apolo 2
el Apolo 2 costó más que el Apolo 1
el Apolo 1 costó bastante. 

El Apolo 8 costó un montón, pero no se sintió
porque los astronautas eran protestantes
y desde la luna leyeron la Biblia,
maravillando y alegrando a todos los cristianos
y a la venida el papa Paulo VI les dio la bendición. 

El Apolo 9 costó más que todos juntos
junto con el Apolo 1 que costó bastante. 

Los bisabuelos de la gente de Acahualinca tenían menos hambre que los abuelos.
Los bisabuelos se murieron de hambre.
Los abuelos de la gente de Acahualinca tenían menos hambre que los padres.
Los abuelos murieron de hambre.
Los padres de la gente de Acahualinca tenían menos hambre que los hijos de la gente de allí.
Los padres se murieron de hambre.
La gente de Acahualinca tiene menos hambre que los hijos de la gente de allí.
Los hijos de la gente de Acahualinca no nacen por hambre,
y tienen hambre de nacer, para morirse de hambre.
Bienaventurados los pobres porque de ellos será la luna. 

Leonel Rugama. La Tierra es un satélite de la Luna. Ed. Nueva América, 1987
Imagen: Gaston Méliès. Viaje a la Luna.

2 comentarios:

  1. Ecelente poema de este vate, Denuncia como un profeta hebreo la injusticia del hombre moderno, de la civilización moderna que "es la conquista del espacio en sacrificio del tiempo. Énfasis en el tener y no en el ser".

    ResponderEliminar
  2. Así parece ser, Gustavo, la paradoja de esta civilización: a mayor progreso, menos justicia, menos libertad y más desigualdad. Pero las cosas podrían cambiar.

    ResponderEliminar