miércoles, 19 de junio de 2013

Temo parir un pez naranja


 
Me pongo macarra en los sueños.
Insulto y grito.
Luego,
despierta,
pienso que a veces resulto demasiado complaciente,
una buena niña.
Otros ratos parezco
un gato recién escaldado.
Temo parir un pez naranja
sin darme cuenta,
que se me escurra entre los muslos
y muera boqueando mientras duermo.
No voy a tener más hijos
los dos que tengo ya llevan piercings
y yo estoy muy cansada para más pujos.
El tiempo está torcido,
hay que clavar los marcos de algunas ventanas
para que no se inunde el cuarto
lleno de cachos de seres amados
haciéndome caricias,
que no salgan flotando inertes o se ahoguen los besos.
Tal vez
no siempre
todo va bien.
Tal vez
no es tan necesario.
Hay ciertos miembros sangrantes,
asuntos sin sellar que piden remate a gritos
-sutura o cauterización-,
tendré que hacer algo al respecto
en cuanto tenga ánimos.
Mientras tanto, escupo,
sin querer,
sin pensar,
salpico,
lo pongo todo perdido. 

Inma Luna. 23 Pandoras. Poesía alternativa española. Baile del Sol, 2009
Imagen: Birgit Jürgenssen. Nido, 1979

No hay comentarios:

Publicar un comentario