lunes, 17 de marzo de 2014

Letrilla satírica



¿Ves aquel señor graduado,

roja borla, blanco guante,

que nemine discrepante

fue en Salamanca aprobado?

Pues con su borla, su grado,

cátedra, renta y dinero,

es un grande majadero.


¿Ves servido un señorón

de pajes en real carroza,

que un rico título goza,

porque acertó a ser Barón?

Pues con su casa, blasón,

título, coche y cochero,

es un grande majadero.


¿Ves al jefe blasonando

que tiene el cuero cosido

de heridas que ha recibido

allá en Flandes batallando?

Pues con su escuadrón, su mando,

su honor, heridas y acero,

es un grande majadero.


¿Ves aquel paternidad,

tan grave y tan reverendo,

que en prior le está eligiendo

toda su comunidad?

Pues con su gran dignidad,

tan serio, ancho y tan entero,

es un grande majadero.


¿Ves al juez con fiera cara

en su tribunal sentado,

condenando al desdichado

reo que en sus manos para?

Pues con sus ministros, vara,

audiencia y juicio severo,

es un grande majadero.


¿Ves al que esta satirilla

escribe con tal denuedo,

que no cede ni a Quevedo

ni a otro ninguno en Castilla?

Pues con su vena, letrilla,

pluma, papel y tintero,

es mucho más majadero.


José Iglesias de la Casa (Salamanca, 1748 – 1791)

Imagen: Goya. Capricho 37: ¿Si sabrá más el discípulo?, 1799

No hay comentarios:

Publicar un comentario