sábado, 22 de noviembre de 2014

Hemos oído: no quieres trabajar más con nosotros



1

Hemos oído: No quieres trabajar más con nosotros.

Que estás destruido. Que no puedes seguir de un lado para otro.

Que estás demasiado cansado. Que no puedes seguir aprendiendo.

Que estás acabado.

Ya no se te puede exigir que sigas en la tarea.


Para que sepas:

nosotros lo exigimos.


Si te cansas y te duermes,

nadie te despertará ni te dirá:

levántate, la mesa está servida.

¿Por qué iban a servirte la comida?

Si no puedes seguir de un lado para otro

te quedarás acostado. Nadie

te irá a buscar para decirte:

Hicieron la revolución. Las fábricas

te esperan.

¿Por qué harían la revolución?

Cuando mueras te enterrerán.

Seas o no el responsable de tu muerte.


Dices

que luchaste demasiado. Que ya no puedes seguir luchando.

Oye bien:

Si no puedes seguir luchando, te hundirás.


2

Dices: que fueron demasiadas esperanzas. Que ya no esperas más.

¿Qué esperabas?

¿Que la lucha fuera fácil?


No ha sido el caso.

Nuestra situación es peor de lo que imaginabas.

Esta es la situación:

si no rendimos lo sobrehumano

estamos perdidos.

Si no estamos dispuestos a realizar lo que nadie se atreve a pedir,

nos hundimos.

Nuestros enemigos no hacen sino esperar

que nos cansemos.


Cuanto más cruenta es la lucha

más se cansan los oponentes.

Aquellos que más pronto se cansen, son los que pierden la batalla.


Bertolt Brecht. 80 poemas y canciones. Adriana Hidalgo Editora, 2011.

Traducción: Jorge Hacker

Imagen: George Grosz. Recordando. Autorretrato en el fondo de las ruinas, 1936-37.

No hay comentarios:

Publicar un comentario