viernes, 12 de diciembre de 2014

Principios y finales



Así es como yo lo entiendo.

El anarquismo es la rebelión contra cualquier forma de explotación,

contra todo lo que nos limita arbitrariamente,

contra todo lo que hace imposible

la asociación de hombres libres y solidarios que podía ser la sociedad.


El budismo es la rebelión contra la mentira,

contra todas las mentiras enraizadas en nosotros,

contra el yo y sus tesoros, y un mundo que se puede poseer,

monstruo de sufrimiento y alienación.


Cuando comprendemos que la explotación se sostiene

única y exclusivamente gracias a la mentira,

las dos rebeliones resultan ser la misma,

como un Jano bifronte que mira a la vez

hacia fuera y hacia dentro de nosotros mismos.


Jesús Aller. Los dioses y los hombres,   KRK, 2012.

Imagen: Dios romano Ianus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario