martes, 22 de septiembre de 2015

Una canción para Fernando Ventura, último apóstol de la Idea



La vida del agente secreto es demasiado estresante para mí. No quiero volver a saber nada de uniformes extraños, hoteles de lujo, langostas, extraterrestres, agentes de la CIA muertos, nazis, pirámides en valles perdidos, porotos… Me vuelvo a España, a trabajar en los albañiles.
            Tendrán que volver a empezar a leer el libro. Ni dios, ni amo.

Fragmento de la novela de Fernando Ventura, Vida accidental de un anarquista, Ediciones del Grillo Libertario. Cornellà de Llobregat, 2009.


El hombre que insiste en ser libre

es un oso gigante higienista de la mente

que baila frente a los funcionarios

los doctores

la policía y la familia

y con las normas de la estulticia

puede tejerse una corona de soberano

hablo de alguien que le pone chile al rancho de los asambleístas

y escucha en sus tripas a todos los magos

que nos monitorizan desde sus naves sonajeros

por eso tose orden o tose caos

con melancolía de futuro

hasta que el gargajo de la Idea vea la luz

derritiendo los conceptos que nos separan

como rayo que rompe el círculo


Daniel Macías. Neoguerrilla. Germanía, 2012.

Imagen: Carol Reed. El tercer hombre, 1949.

No hay comentarios:

Publicar un comentario