viernes, 26 de mayo de 2017

AUTOGESTIÓN



Para mi nieta Sandra a la que tanto quiero


Escucha, niña Sandra,

ya llegan, se oyen sus  voces,

la bandera roja y negra

ondea en la alameda.


Es la vida que se junta,

es la lucha, la esperanza y el anhelo.

Sus gritos, niña Sandra,

ahogan  el silencio de los buenos.


Abuelo, ¿qué es esa palabra?

Autogestión, yo no lo sé.

Es hecho por uno mismo

sin delegar, sin mandar, sin obedecer.


Es el anhelo de un mundo nuevo,

donde el poder del pueblo

se somete a la Asamblea,

donde la democracia es directa y el apoyo es mutuo.


Gritemos juntos, niña Sandra:

¡Autogestión en las aulas, en la sanidad!

¡Autogestión en la empresa, en la justicia,

en el arte, en la danza,  en la poesía, en la belleza!

¡Autogestión para crear, para amar, para ser!

¡Es la utopía de unos pocos

que caminan por ella!


Niña Sandra, podéis ser la generación de la esperanza,

la de una nueva cultura.

¡Que vuestros ojos sean luz en la oscuridad!

¡Que vuestros labios besen con amor!

¡Que vuestra alegría perfume el bosque

y que vuestro canto se haga grito!


Niña Sandra,

¡que al ritmo de vuestra danza

un día el mundo baile!




Ángel Barredo. En Haciendo, haciendo. Once maneras de mirar de frente. El Perdigón, 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario