sábado, 23 de febrero de 2013

Lo siento, hermano mío


Lo siento, hermano mío.
Los grilletes apresan mis manos
y las rejas rodean mi lecho. 

Lo siento, hermano mío,
no puedo ayudar al anciano ni a la viuda ni al niño. 

No tomes la muerte de un hombre como una derrota.
La única vergüenza es traicionar los ideales
y no saber mantener las creencias. 

Othman Abdul Rahim Mohammad. Poemas desde Guantánamo. Ediciones Península, 2008.
Traducción: Ana Mata Buil
Imagen: Fernando Botero. Abu Ghraib

No hay comentarios:

Publicar un comentario