viernes, 8 de febrero de 2013

Mester de servidumbre


Por carecer de flechas,
Los mendigos
Arrojaban
A los nobles
Sus propias heridas.
Pero había
Una raza de pordioseros
Más mísera aún:
Robaba heridas ajenas
Y las vendía
En la plaza del mercado.
Con tan burdas armas
Los pobres cruzaron
La noche medieval. 

Para María Matilde 

Juan Manuel Roca. Biblia de pobres. Visor, 2009
Imagen: Pieter Brueghel. Los mendigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario