jueves, 22 de agosto de 2013

Mambrú


Mambrú se fue a la guerra.
Tomó el avión equivocado,
tuvo alucinaciones
con hongos de Hiroshima.
Se enamoró de una muchacha
con la espalda tatuada
que confundió el napalm
con fuego de los dioses.
Mambrú se fue a la guerra
con los cascos azules.
Le regalaron a su madre
una medalla y flores secas
de Bosnia y Sarajevo.
Mambrú bebe tequila con pajita,
en un lugar de México,
porque no sabe
dónde están sus brazos.
No sé cuándo vendrá. 

Verónica Pedemonte. Esclavos y libertos. Editorial Cervantina, 2000.
Imagen: Gervasio Sánchez. Sarajevo, 1994

No hay comentarios:

Publicar un comentario