miércoles, 13 de noviembre de 2013

Respuesta



Cada día más rojas

las hojas de los perales.

Dime lo que sangra.

No es el verano

pues el verano se fue pronto.

No es el pueblo

pues el pueblo aunque borracho en la carretera

no se ha caído.

No es mi corazón

pues mi corazón ya no sangra más

que la flor de la árnica.


Nadie ha muerto este mes

nadie ha tenido la suerte

de recibir un permiso de trabajo.

Les alimentábamos de sopa

No permitimos que durmieran en el granero

más pensamientos suicidas

de lo que es normal en noviembre.

Dime lo que sangra

tú que ves en la oscuridad.


Las manos del mundo

amputadas por el beneficio

sangran en

calles de matanza.


John Berger. Páginas de la herida. Visor, 1995. Traducción: Pilar Vázquez Álvarez.
Imagen: Joseph Koudelka. Inglaterra, 1969.

No hay comentarios:

Publicar un comentario