domingo, 10 de noviembre de 2013

Segundo homenaje a Isidore Ducasse



Un poeta debe ser más útil

que ningún ciudadano de su tribu.


Un poeta debe conocer

diversas leyes implacables.


La ley de la confrontación con lo visible,

el trazado de las líneas divisorias,


la de colocación de un rompeaguas

y la sumaria ley del círculo.


Ignora en cambio el regicidio

como figura de delito

y otras palabras falsas de la historia.


La poesía ha de tener por fin la verdad práctica.


Su misión es difícil.


José Ángel Valente. Breve son. El Bardo, 1968.
Imagen: Léon Genonceaux. Carátula de Los cantos de Maldoror de 1890.

No hay comentarios:

Publicar un comentario