martes, 8 de julio de 2014

De “La mujer automática”



En el cristal de una furgoneta

muy sucia, ennegrecida

de polvo, un letrero dice:

Yo, y después el dibujo en rojo

de un corazón, la madera.

Sobre el parachoques de un coche

un perro desfila marcialmente

con una bandera española.


Miguel Casado. La mujer automática. Cátedra, 1996.

Imagen: Francesc Català Roca. Tossa de Mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario