jueves, 2 de julio de 2015

Voces del extremo



Sé de un lugar

donde eternos niños victorianos

andan de espejo en espejo

por los agujeros de la mente,

por el caldo primordial

de la tinaja de sangría de la casa de Eladio

donde se arraciman todos los que fueron a la fiesta,

todos los que no quieren hacer daño

porque saben que solo un mundo más violento e injusto

nos aguarda al amanecer


y cantan, no porque su canción

vaya a cambiar a los malvados

sino para que los malvados

no los cambien a ellos.


¡Tropilla de la dignidad,

cuánto nos cuesta hacer cosas juntos!


Antonio Orihuela. El amor en tiempos del despido libre. Amargord, 2015.

Imagen: Amalia García. Moguer, 2013.

1 comentario: