domingo, 7 de julio de 2013

Sueño


Asoma la cabeza el pajarraco,
hace polvo los cristales
y se posa en la mesilla.
Te pide como siempre servidumbre
y tú, que temes perder todo
si no ofreces algo que lo calme hasta mañana,
le entregas tu parné, tus venas,
tus sostenes y a cambio deja en ti
todos sus huevos, el frío de una piedra
al despedirse. 

Violeta C. Rangel. La posesión del humo. Hiperión, 1997.
Imagen: Alfred Kubin. Lubricidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario