lunes, 21 de octubre de 2013

El contestador automático del neoliberalismo



Si quiere control pulse distracción.

Si quiere seguridad pulse violencia.


Si quiere desmantelar los derechos sociales

y los servicios públicos pulse crisis económica.


Si quiere medidas impopulares pulse resignación.

Si quiere público pulse publicidad.

Si quiere engañar pulse sugestionar.

Si quiere inducir comportamientos pulse emotividad.

Si quiere vulgaridad pulse corazón.

Si quiere cultura pulse moda.


Si quiere privatizaciones, precariedad y flexibilidad

vuelva a pulsar crisis económica.


La operación se está procesando.

Recuerde, nuestras órdenes son sus deseos.


Antonio Orihuela. Todo el mundo está en otro lugar. Baile del Sol, 2011.

Imagen: Miguel Brieva. Dinero. Mondadori, 2008.

No hay comentarios:

Publicar un comentario