viernes, 4 de octubre de 2013

Rebeldía



Señor, ya no más hiel; quiero un momento

ser yo quien el atroz látigo empuñe.

Hastiado de lo injusto del tormento

el león que hay en mí protesta y gruñe.


Señor, ni sumisión ni mansedumbre

quiero; no soporto lo inicuo de mi yugo.

Soy rayo, río, volcán, soy muchedumbre,

no tolero cadenas ni verdugo.


Señor, ya no más hiel, que mi garganta

la inhumana ponzoña más no aguanta.

Mi corazón, congestionado, estalla...


Y una roja visión me va exaltando...

¡Si he de morir, Señor, que sea matando,

como muere el soldado en la batalla!


Elisabeth Mulder. Sinfonía en rojo, 1929. En Peces en la tierra. Vandalia, 2010.

Imagen: Henri Rousseau. La gitana dormida, 1897.

No hay comentarios:

Publicar un comentario