miércoles, 27 de agosto de 2014

Somos puños cerrados



Somos huelga en los muelles.
Nuestros brazos se cierran a descargar los barcos.
La vergüenza del hombre no resiste más tiempo
el insulto al trabajo.

Todos dicen que hay huelga en los muelles,
y nosotros decimos
que hay mucho trabajo.

Nuestros brazos son astas que sostienen la lucha.
Nuestras mentes trabajan.
Nuestros pechos trabajan.
Nuestros puños trabajan.
¡Estamos descargando!...

Descargando los siglos de sus máquinas-hombres;
ya no somos esclavos.
Descargando la historia de la voz de los ricos;
ya nosotros hablamos.
Descargando el sistema de las leyes que explotan;
ya nosotros pensamos.
Descargando el horario de los capitalistas;
el momento demanda el reloj de las manos.

Sigamos camaradas,
sigamos descargando
del sistema que explota nuestras masas
el esfuerzo de todos nuestros brazos.

Lancemos la ofensiva
en un soberbio empuje proletario,
nuestras mentes alertas,
nuestros brazos parados,
rechazando la carga de los muelles
mientras el rico insista en explotarnos.

Continuemos la huelga, camaradas:
¡Ya no somos esclavos!
Anunciemos el grito del presente:
¡Somos puños cerrados!

Julia de Burgos, 1938.
Imagen: Eugène Laermans. Una tarde de huelga, 1893.

No hay comentarios:

Publicar un comentario