jueves, 14 de mayo de 2015

Guirnalda civil



Innúmeras son ya las vidas truncas.

Cadáveres sepultos no se sabe

dónde: no hay cementerios de vencidos.

Gente medio enterrada en sus prisiones.

Algunos huyen, otros se destierran

para no perecer de propia cólera.

Pero entre tantas muertes y catástrofes

algo subsiste sin cesar feroz,

el más feroz de todos los poderes:

vida, vida sin fin.

                                   Y poco a poco,

y sin cesar, inexorablemente

se reanudan las formas cotidianas,

se inventan soluciones.

La vida es implacable.


Jorge Guillén. Y otros poemas. Muchnik, 1973.

Imagen: Robert Capa. Barcelona, 1939.

No hay comentarios:

Publicar un comentario