sábado, 22 de agosto de 2015

Adán postrero



Sentado en un montón de escombros

espero a la mutante que será mi mujer


Mis pulmones son negros

y mi aliento huele a carbón


El viento dispersa árboles calcinados


Alguien me arranca una costilla

y la costilla se convierte en hollín


Hijo mío me dice

¿por qué me has abandonado?


Y se aleja pisando cenizas radiactivas


Óscar Hahn. Versos robados. Visor, 1995.

Imagen: Chris Marker. La Jetée, 1962.

6 comentarios:

  1. Tremendo.

    Tus publicaciones son realmente extraordinarias.

    Salud

    ResponderEliminar
  2. coincido con Loam... rompen el suelo, acuchillan el vértigo y resquebrajan la equilateridad cívica que humilló la sombra y la carne y el fuego.. creí ver en ese abandono el roer de todas las palabras empuñando esa ausencia que no he sabido evitar nunca

    placer haber conocido tus lares, salud

    ResponderEliminar
  3. Gracias, mareva, y gracias, Loam, por estar ahí compartiendo palabras y tejiendo tramas. Salud

    ResponderEliminar
  4. ¿Cuál sería el objeto lírico en este poema?

    ResponderEliminar
  5. ¿Cuál sería el objeto lírico en este poema?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La destrucción del paraíso propio, quizás. Pero, puedes arriesgar tú una respuesta también.

      Eliminar