viernes, 28 de agosto de 2015

Los chicos de la tele



Si te descuidas,

los de la tele te venden

en plena madrugada

una vida nueva,

limpia y reluciente

como uno de esos cuchillos de acero

hechos para durar toda la vida.

Si te descuidas te venden

una ilusión de plástico, un pedazo

de mierda indeseable más

para taparte el vacío

que día tras día

se te hace más grande dentro.

Si te descuidas

la pandilla basura te mandará a tu casa

en apenas un par de días

otro trasto reluciente

que no sabrás bien dónde poner

ni cómo utilizar

exactamente igual que tus hijos.

Si te descubres por la noche

vegetando tristemente

frente al televisor

                        cuidado,

ponte a salvo,

los chicos de la tele vendrán a rescatarte

aunque tú no quieras,

te ofrecerán aparatos para darte masajes

o para machacarte el cuerpo,

                                               da igual,

lo importante es creer

que no hemos perdido la capacidad de ser distintos,

de alejarnos de una maldita vez

del zombi o del fantasma en que nos hemos convertido

muy a nuestro pesar.


Si te descuidas

los mercaderes te venderán

a precio de saldo una verdad nueva

que mascar durante un tiempo

como si fuera un chicle.

Ese es tu trabajo

y al fin y al cabo

también el de todos nosotros.

Vender, comprar, tirar,

todo es lo mismo.

Nos enseñaron a comprar barato

y a vendernos todavía más.


Si te descuidas

los artesanos del deseo

te construyen un paraíso nuevo

para ti solo,

con facilidad de pagarlo a plazos

y sin gastos de envío;

incluso lo puedes devolver si no te gusta

y te reembolsarán el dinero.

Aquí se puede descambiar de todo.

Llama ahora,

aprovecha esta excelente oferta.

Llama ahora.

O TE ARREPENTIRÁS.


Juan Cruz López. En Palabras de barricada. Una recopilación de anarcoversos. VVAA. (Coord. Fernando Barbero). Queimada ediciones, 2015.

Imagen: Helmut Newton. Asesinato televisivo. Cannes, 1975.

No hay comentarios:

Publicar un comentario