sábado, 8 de julio de 2017

Se me caen de las manos las palabras



Se me caen de las manos las palabras,

el sentido, la vida,

esta tarde de marzo en que las cosas

se muestran como ajenas,

sin aroma ni flor,

sin poros y sin fondo

ni caridad ni amparo. Yo camino

descabalado y zurdo

junto a un río que solamente es río,

bajo un cielo que no me corresponde,

entre piedras y álamos

que apenas si son álamos y piedras.

Los signos ¿dónde han ido?

El aire se enrarece y lentamente

se me enturbian los gestos en las aguas

de un mundo enmudecido.

Ya de regreso en casa me detengo

junto a la puerta.

Escucho.

Un vacío sin ecos me conforma.





Conrado Santamaría. La noche ardida. Ruleta Rusa Ediciones, 2017.

Fotografía: Juan Rulfo

2 comentarios:

  1. Y, a veces, se nos caen las manos de las palabras...

    Tremenda simbiosis la de tu poema y la foto de Rulfo.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo de las palabras que el Poder afila y pulimenta como si se tratara de un arma ofensiva o un artefacto de expertos para ocultar la verdad y repartirse la tarta. Salud!

      Eliminar