domingo, 28 de septiembre de 2014

El terror preventivo



Dieron al fuego virulencia,

calcinaron los bosques y los ríos.

En nombre de la Justicia

injustos testimonios levantaron,

y otros y otros crímenes

que sería prolijo enumerar,

y otro delito cometieron

más refinado y atroz.

Hincaron en el pecho humano

el estandarte del terror.


Que el miedo del abismo fuera

peor que el propio abismo.

Sacerdotes de un culto nuevo

-y cuán antiguo-

el terror preventivo reinventaron

principio y cruz de toda sumisión.


Alfonso Costafreda. Suicidios y otras muertes. Barral, 1974.

Imagen: Carlos Saura. La prima Angélica, 1974.

No hay comentarios:

Publicar un comentario