domingo, 21 de septiembre de 2014

Sólo para decirlo



Qué hijos de una tal por cual

qué bestias

cómo decirlo de otro modo

cómo

qué dedo acusador es suficiente

qué anatema

qué llanto

qué palabra que no sea un insulto

serviría

no para conmoverlos

ni para convencerlos

ni para detenerlos.

Sólo para decirlo.


Idea Vilariño. Pobre mundo, 1970. En Poesía completa. Lumen, 2008.

Imagen: Gerd Arntz. Paro, 1931.

No hay comentarios:

Publicar un comentario