martes, 9 de septiembre de 2014

Letanía de las ganancias de guerra



Dedicado a Ezra Pound


Estos son los nombres de las compañías que han sacado

dinero de esta guerra

milnovecientossesentayocho Annodomini cuatromil

ochenta Hebráico

Estas son las corporaciones que se han beneficiado con el comercio

de fósforo que abrasa la piel o de bombas fragmentadas en

miles de punzantes agujas

Y en esta lista los millones ganados por cada mancomunidad manufacturadora

y aquí están las ganancias numeradas, catalogadas desde hace una década puestas

en orden,

aquí nombrados los Padres en el gobierno de estas industrias teléfonos

dirigiendo las finanzas,

Nombres de directores, hacedores de destinos, y los nombres de los

accionistas de estos Agregados. Predestinados,

Y aquí están los nombres de sus embajadores en la capital,

representantes ante la legislatura, aquellos que se sientan bebiendo

en salones de hotel para persuadir,

y aparte, por orden, aquellos que dejan caer Anfetaminas con los

militares, chismorrean, discuten, y persuaden

sugiriendo políticas, nombrando lenguajes proponiendo estrategias, esto

hecho con dinero como embajadores ante el Pentágono, consultores

de los militares, pagados por su industria:

y estos son los nombres de los generales y capitanes militares,

            que así, ahora trabajan para los fabricantes de bienes de guerra;

y encima de éstos, por orden, los nombres de los bancos, combinados,

trusts de inversión que controlan estas industrias:

Y estos son los nombres de los periódicos propiedad de estos bancos

y estos son los nombres de las estaciones de radio propiedad de estos

combinados;

y estos son los números de miles de ciudadanos

empleados por las citadas empresas;

y el comienzo de esta relación es 1958 y el final 1968,

que la estadística sea contenida en una mente ordenada,

coherente y definida,

y la primera forma de esta letanía comenzó el primer día de diciembre

de 1967 y lleva más allá este poema sobre estos Estados.


Allen Ginsberg. La caída de América. Visor, 2003. Versión de A. Resines.

Imagen: Richard Avedon. Allen Ginsberg.

No hay comentarios:

Publicar un comentario