lunes, 24 de enero de 2022

[A la larga,]


 

A la larga, el instinto de los menesterosos se revela más poderoso que la estrategia desplegada por los saciados para someterlos. La revolución permanente también es asunto de la naturaleza.

 

Juan Carlos Lazaga. Ver es haber visto.

Imagen: Théophile Alexandre Steinlen

domingo, 23 de enero de 2022

EL NIÑO DE LA JAULA VACÍA


 

Con tus manos hiciste libres

–con tus propias manos– las aves.

Hijo: qué sueñas, sombra, símbolo

del hombre que rompe sus cárceles,

 

   del que libera pensamientos,

palabras que se lleva el aire;

del que dio canto y dio consuelo

y no halló quien lo consolase.

 

   Solitario, mudo, ceñidas

las sienes de hojas otoñales.

En la boca reseca el gusto

de la sal de todos los mares.

 

   La sal que dejaron las olas

de los días al derrumbarse.

 

 

José Hierro. Libro de las alucinaciones, 1964. Edición: Dionisio Cañas. Cátedra, 1986.

Imagen: Robert y Shana ParkeHarrison. Flying Lesson, 2000.

[Las armas no pueden vigilar]


Las armas no pueden vigilar

toda la realidad.

 

 

Antidio Cabal. Gran tiempo, 1963-1964. En Poesía de uso. Amargord, 2013.

Imagen: Cayetano Ferrández. met de weapons (derretir las armas). The gray man series, 2013-14.

viernes, 21 de enero de 2022

(Siglo XXI)


 

He aquí que finalmente nos hallamos en perfectas condiciones de adivinar literalmente, sin temor a equivocarnos, lo que pondrá en la última pintada de la última pared que quede en pie en toda la historia de la especie humana: «¡Qué vergüenza!».

 

Rafael Sánchez Ferlosio. La hija de la guerra y la madre de la patria. Destino, 2002.

Imagen: Josep Renau. Pax Americana, 1962.

jueves, 20 de enero de 2022

[No puedo no ver]



No puedo no ver

la altura del engaño

con su máscara íntegra,

con sus zancos soberbios

y su música alegre,

en pasacalles,

interpretando la ocasión del mundo.


No puedo no ver

la anchura de su sombra

con su espesor de ruina y su progreso

de abismo,

que todo lo oscurece y asimila

a la negra verdad de la caverna.


No puedo no ver

la longitud del miedo

con su escala opresiva, su amarilla

mirilla telescópica,

su temblor en los márgenes.


No puedo no ver

el tiempo que nos queda

sin sueños ni preguntas:

 o indiferencia o sorna.


No puedo no verlo

detrás

de mi pantalla.


No puedo no verlo

y no lo veo.


Y no lo veo.





Conrado Santamaría. Totalitaria. Ediciones del 4 de agosto, 2021.

Imagen: Misha Gordin