viernes, 18 de junio de 2021

MEGALÓPOLIS


 

Un helicóptero

una batidora

una nevera

jeringuillas desechables

peluquines

uñas postizas

latas de Pilsener

alka-seltzer

muñecas hinchables

Cómo superar el complejo de inferioridad

comida macrobiótica

heavy metal

barras de labios

el riñón de una mujer en paro

leche en polvo

abedules de plástico

cigarrillos importados

y una leyenda medio borrosa en una esquina:

Me mataré si no vienes.

 

 

Cristina Peri Rossi. Inmovilidad de los barcos, 1997. En La barca del tiempo. Antología poética. Visor, 2016.

Imagen: Andréi Shatilov

jueves, 17 de junio de 2021

LOS DESEMPEÑOS TRANQUILOS


 

Discúlpenme, pero no. No voy a insistir nuevamente en la transcendencia del alma de las mitocondrias, examinadas con vértigo y mucho dinero a través del microscopio. Tampoco discutiré sobre la porosidad o la impermeabilidad de su sectarismo, su sectarismo de ustedes, claro está. Cualquiera que me conozca, sabe que a mí se me gana con una simple gota de lluvia, una cuchara de madera o el tacto de un aroma con ritmo. La ciencia, de un tiempo a esta parte, se nos ha convertido en la publicidad de un tarro de confitura en medio de un mundo superpoblado por el hambre y la diabetes. Y por si les quedaba alguna duda, nunca me verán a mí asando castañas con un mechero bunsen en un polo de desarrollo.

 

Sacha Viveros. El borrador absoluto. Nebulosa, 2018.

Imagen: Bruno Barbey

miércoles, 16 de junio de 2021

METAMORFOSIS


 

Los dictadores se convierten en ex dictadores.

Los ex dictadores, en senadores vitalicios.

Los senadores vitalicios, en inofensivos ancianos.

Y los inofensivos ancianos, finalmente,

terminan perdiendo la memoria.

 

 

José María Cumbreño. En Campamento Dignidad. Poemas para la conciencia.  Baladre, 2013.

Imagen: Mircea Suciu. Hyenorabbitus (the year 3000), 2012.

martes, 15 de junio de 2021

EL DOLOR DE LA EMPRESA


 

Ya estaba el túnel casi concluido,

            y muy pronto por él

podrían los transportes ferroviarios

            pasar con rapidez.

 

En el fondo del túnel cien obreros,

            o acaso más de cien,

de su labor se hallaban entregados,

            al penoso deber.

 

La voz del capataz los azuzaba

            con despotismo cruel,

y la labor corría como corre

            por la llanura el tren.

 

Pero de pronto resonó un crujido

            que acompañado fue

de un gran desprendimiento de las tierras

            en el túnel aquel.

 

¡Catástrofe espantosa! Cien obreros,

            o acaso más de cien,

quedaron en las tierras sepultados

            y muertos a la vez.

 

Y el emprendido túnel, que a su término

            corría a más correr,

quedó medio deshecho por tan triste

            circunstancia también.

 

Al conocer la Empresa la catástrofe

            poco tiempo después,

¡cuánto sintió… los nuevos desembolsos

            que tenía que hacer!

 

 

Álvaro Ortiz. En Poesía española del siglo XIX. Edición de Jorge Urrutia. Cátedra, 2003.

Imagen: George Jones (Atribuido). Banquet in the Thames Tunnel, 1827.

lunes, 14 de junio de 2021

Mundo feliz


Han transformado por mí,

han viajado por mí,

han soñado por mí,

han pensado por mí,

han decidido por mí,

han vivido por mí…

¡Hasta han muerto por mí!

 

 

Jesús Lizano. El ingenioso libertario Lizanote de la Acracia o la conquista de la inocencia. Virus editorial, 2009

Imagen: O. Louis Guglielmi. One Third of a Nation, 1939.