domingo, 26 de junio de 2022

ÚLTIMAS PALABRAS


 

La ley desaparece el mundo desaparece las chozas se desploman los diamantes se licuan los labios bajan a tocar las campanas de yeso los asesinos sorben la espuma arden las órdenes los manantiales las cabezas arden con el pelo liso los enfermos abandonan la certeza el sueño las manzanas dejan de madurar no sé si me explico la primavera en una camilla un palo no hay respuesta el autobús cambia de ruta los constructores van al bautizo las prisiones desaparecen los cubos de los hospitales la muerte y sus nombres

 

Juan Carlos Mestre. La bicicleta del panadero. Calambur, 2012.

Imagen: Shana and Robert ParkeHarrison

A GOLPES DE SILENCIO


 

Se hiere la cabeza con uno o varios golpes,

se lastima el cuerpo con uno o varios golpes,

pero no se hiere el sueño ni la palabra,

pero no se lastima la resistencia y la certidumbre,

no, porque la palabra no se silencia ni se apaga

y el cuerpo es una peligrosa coraza a favor del sueño

y la resistencia es un pecho completo de estribillos

donde se canta la doctrina y el parto nunca mendigo,

donde la sangre suda amaneceres sin naufragios

y donde la carne es un recordatorio oblicuo al tiempo

que deja a resguardo su esperma con buenos verbos.

 

Todo golpe es una metáfora que empeña su muerte

y todo canto es una mujer con el vientre afilado.

 

El futuro es un basural que hay que limpiar a cada instante.

No dejes con los pies fríos a la inocencia, a la palabra

y al puño que levanta la esperanza.

 

 

Juan Antonio Correa. En Contra. Poesía ante la represión. Coordinadora Anti Represión de Murcia, 2016.

Imagen: Juha Arvid Helminen

viernes, 24 de junio de 2022

GEOGRAFÍA POLÍTICA


 

¿Y esa montaña?

 

Se llama orden social,

por ella baja la dominación

tan natural como la lluvia.

 

A sus pies puedes ver

el arrozal invisible,

la maquila invisible,

la mina invisible,

la bala invisible,

la sangre invisible,

la víctima invisible,

los muertos invisibles,

el hambre invisible,

las clases invisibles,

la explotación invisible,

el hombre invisible

 

y el reluciente mercado.

 

 

Antonio Orihuela. El amor en los tiempos del despido libre. Amargord, 2014.

Imagen: Gilbert Garcin

jueves, 23 de junio de 2022

Bailando bajo la lluvia


 

Por estancias inmaculadas,

por cableados subterráneos,

por bulevares trasparentes

de neón y cobalto,

yo tenía una sombra,

un corazón,

no me toques.

 

Mientras bailábamos

a las puertas de los cines de estreno

entre los soldados imperiales,

una lluvia finísima

de datos y algoritmos

empapaba nuestros sentidos y diluía

poco a poco

nuestras opciones.

                                               ¡Cómo nos dejábamos seducir!

¿Cómo no vimos que los procesos

y los implantes nos ahormaban la memoria

y los ojos

con falsillas de purpurina?

                                               No me toques.

 

Cada vez con menos palabras,

nos veíamos entre interferencias y latidos

de máquina

contra la luz parpadeante

de las pantallas, y nos sonreíamos

a través de las ondas, a través

del espacio y del tiempo,

con una sonrisa que había dejado de ser

ambivalente.

                                   ¿Qué sentías?

¿Quién calculaba todas

mis emociones? ¿Qué turbia

geometría organizaba nuestros deseos?

                                                                                  No me toques.

 

Al atardecer oíamos cómo

estallaban sin tregua las alarmas,

los altavoces,

los golpes de los cuerpos

cayendo por el aire,

las descargas eléctricas

en las alambradas bajo la lluvia.

 

Y seguimos bailando

entre los soldados imperiales,

como medusas volátiles

en peceras iluminadas,

empapados de vibraciones,

cadenciosos,

imperturbables,

sin contrasentidos,

bailando y bailando en un bucle

absoluto

en el que nuestras siluetas sin sombra

– yo tenía una sombra,

un corazón,

no me toques –

se hundían en un mar de mercurio

expansivo

que empavonaba y sintetizaba

definitivamente

todos nuestros delirios.

 

 

Conrado Santamaría Bastida. Totalitaria. Ediciones del 4 de agosto, 2021.

Imagen: Alex Garland. Ex_Machina, 2015.