martes, 28 de noviembre de 2017

La niña está jugando en el parque



La niña está jugando en el parque

reparte caramelos a sus amigas

acaricia al perro de otro niño

corre detrás de una pelota.


En el futuro, la mujer que sueña su pasado

ansía que todo se detenga

que la dulce niña no crezca

que no descubra el terror de la colmena

que la alegre pelota se convierta en explosivo.




Rosa Silverio. Matar al padre. Huerga y Fierro, 2014.

Imagen: Paula Rego. Menina a Levantar as Saias para um Cão, 1986.

viernes, 24 de noviembre de 2017

Primera aproximación



Este verso es verdad porque emociona,

porque arrastra a la sombra y al abismo,

si nombra luz y muestra una baraja

con seis ases de espadas que son copas.


Este verso es verdad porque es un fuego

que incendia trampantojos y postizos,

mientras la lluvia cae dentro de casa

y tú me lees con tu piel mojada.


Este verso es verdad porque es espejo,

porque es semilla, búho, aurora y fiesta.

Este verso es verdad porque la muerte

se agazapa también tras cada acento.


Este verso es verdad porque me miente.





Conrado Santamaría. La noche ardida. Ruleta Rusa Ediciones, 2017.

Imagen: Andréi Tarkovsky. Zerkalo, 1975.

CONSEJO QUE YA NO ES NECESARIO EN NINGUNA PARTE DEL MUNDO PERO QUE EN EL SALVADOR…



No olvides nunca

que los menos fascistas

de entre los fascistas

también son

fascistas.




Roque Dalton. Poemas clandestinos, 1975. En Antología. Visor, 2000.

Imagen: Ernest Cole, 1960.

jueves, 23 de noviembre de 2017

HERMANOS DE LA COSTA



Hermanos de la Costa,

ya hemos saqueado los mares de la tierra,

soñado las dársenas mejores,

las playas de oro vírgenes,

las noches transfiguradas en silencio.


Todos sabemos de los malos vientos,

de la calma chicha,

de los desastres de la pleamar.


Es tiempo de abandonar la noche,

y arriar a Jolly Roger.

Arderemos sin luz, estamos condenados,

poetas de la sangre, yonquis de la tristeza,

somos fantasmas de lunática niebla,

milagros del terror, espejismos.

Los dientes de la tripulación negros

como el último pan,

negro el timón, las manos, el vigía sin ojos.


Es hora de resucitar, filibusteros,

de hacer los verbos carne,

de darle al mundo lo que le sobra al cielo.

La vida llevaba la razón.


Es hora de pasar a cuchillo

a los agazapados, piratas de corbata,

banqueros, demagogos.

Bauticemos con sangre las estrellas de nuevo,

arrojad a las olas las últimas semillas,

sembrad sobre la nieve

hijos de la persecución.

El aire arde esta noche,

vuestros nombres pronuncia.





Ángel Petisme. El océano de las escrituras, 2010. En Palabras de barricada. Una recopilación de anarcoversos. Queimada Ediciones, 2015.

Imagen: Monty Python. The Meaning of Life, 1983.

sábado, 18 de noviembre de 2017

EL HOMBRE DEL ORDEN



Soy viejo

viejo como vuestra esperanza

me da risa.


Yo estuve con un sable (pero añorando las

ametralladoras)

entre los Voluntarios de Fernando VII

bastó un poco de alcohol –¿fue en 1814?– y maté con un palo

a un muchacho en la Universidad.


Yo fusilé a un tal Farabundo Martí a un tal Gerardo Barrios

–hace sólo unos días–

y aplaudí a Cuaumichín

cuando ordenó la tortura de Fidelina Raymundo.


Yo iba a escribir el himno de la Guardia Cívica

fue cuando lo de Francisco Morazán el líder comunista

pero había bastante que matar.


Y sigo joven

duro de soportar cuando golpeo.


Sangre de vuestra sangre es mi antigüedad y mi memoria.


Yo soy de allá vosotros

yo qué culpa.





Roque Dalton. Taberna y otros lugares, 1969. En Antología. Visor, 2000.

Imagen: Henri Cartier-Bresson. Yankee Stadium, Nueva York, 1946.