jueves, 28 de febrero de 2019

En este poema


Otros envidian a los héroes

yo respeto mucho a los locos

Otros remedan a sus líderes

yo medito en los fracasados

Otros adoran el porvenir

yo sufro estadísticas sobre la Bomba

Otros se entregan de bruces a un dios

yo aprieto los dientes y paso como puedo

Otros aparentan o tienen fortaleza

yo soy mi horror y mi disipación

Otros se llenan el pecho de himnos

casi hasta reventar de victorias

yo ausculto la guerra y veo

barro fémures violaciones

Otros creen que el hombre es hermoso y delinque

yo creo que es inocente y sórdido

Otros creen que la cobardía y el coraje

están separados por una frontera

yo creo que el miedo y la agresión

tienen una frontera que a menudo los une

Otros envejecen entusiasmados

yo escucho la carcoma en mi juventud

Otros se hacen esclavos de su conducta

yo la busco sin fin entre mi terremoto

Otros llevan flores a sus antepasados

yo floto en el reloj con una cana negra

Ellos tienen razón   yo estorbo

Yo no deseo destruir          ellos están dispuestos

Mutuamente nos estorbamos

Ellos van a morir     yo también


En este poema hay carroña y angustia





Félix Grande. Las rubáiyátas de Horacio Martín. Lumen, 1978.

Imagen: Michael Ackerman. Polonia, 2003.

miércoles, 27 de febrero de 2019

I LOVE WOODY GUTHRIE


This poem kills fascists


Esta tierra fue hecha para ti y para mí.

Desde las costas de Galicia hasta el mar de Barcelona,

desde Cantabria hasta la ciudad de Tarifa,

esta tierra nos pertenece.


Deberíamos querernos más y caminar por los campos

con una sonrisa inacabable en el rostro.


Desde el puerto de Somport hasta las costas de Cádiz,

esta tierra fue hecha para ti y para mí.

Desde la lujosa nieve del Aneto

hasta la luz de Almería,

esta tierra fue hecha para ti y para mí.


¿Has visto el mar de Pontevedra, has visto la belleza testaruda

del pueblo pirenaico de Gistain bajo el sol de mayo?


Todo nos pertenece. Esta tierra es nuestra.


Mi casa está abierta para ti porque te quiero.


Nuestros antepasados decidieron matarse

porque eran gente sin imaginación y no amaban a Woody Guthrie,

pero nosotros haremos el amor libre y repartiremos

las riquezas, porque esta tierra es nuestra.


Repartiremos el oro,

porque repartir el oro es fascinante.


Si te despiden en Madrid, yo te daré mi empleo en Sevilla.

Si te despiden en Bilbao, yo te daré mi empleo en Valencia.

Si te despiden en Valladolid,

yo te daré mi empleo en Santa Cruz de Tenerife.


Si nos despiden a todos, venid a mi casa,

os daré lo que tengo.


Desde las costas de Galicia hasta el mar de Mallorca,

repartiremos todo nuestro dinero, nuestras casas,

nuestros maridos,

nuestras mujeres,

nuestro plan de pensiones,

nuestros coches,

nuestros excelentes trabajos,

nuestras rentables empresas,

compartiremos todo,

porque compartirlo todo es deslumbrante y es nuevo,

la vanguardia de lo que vendrá.


Mi casa es tuya porque te quiero,

porque quererte es revolucionario y es apasionante.


Para ti y para mí, en nuestro honor, fue creada la tierra.


Desde las costas de Galicia hasta el mar de Barcelona,

desde las cimas de los Pirineos hasta los vientos de Tarifa,

esta tierra fue hecha para ti y para mí.


Desde el mar de San Sebastián hasta el mar de Málaga,

no habrá pobreza ni alienación ni humillación ni tristeza

sino hombres y mujeres libres,

haciendo el amor en medio del campo,

en medio de los ríos,

en medio de las tormentas,

en medio de las calles,

en medio de los caminos,

bajo la luna.


Y seremos felices aquí en la tierra.


Esta tierra fue hecha para ti y para mí.





Manuel Vilas. Gran Vilas, 2012. En Poesía completa (1980-2018). Visor, 2019.

Imagen: Woody Guthrie, 1943.

lunes, 25 de febrero de 2019

PISCIS


Los ojos de los peces

estaban

siempre mirándonos,

abiertos y voraces,

desmesurados como soles.


Y lo ignoramos

con nuestra ceguera

de gusanos,

atentos únicamente

al dolor del anzuelo.





Gonzalo Millán. Piscis, 1969-1982. En Trece lunas. FCE, 1997.

Imagen: Amalia García Fuertes. Japón, 2018.

viernes, 22 de febrero de 2019

La poesía mata


Ya sé

que cuando sacan petróleo de una guerra

no están pensando en metáforas.


Sin embargo, fíjate,

ahora que quedó claro que el capitalismo salvaje

es un epíteto,

como los mercaderes hacen con el libre mercado

prosopopeya

y convierten la democracia en una hipérbole,

y convierten la democracia en una anáfora,

y toman el gobierno del pueblo en antítesis

y administran sus intereses con un símil

y gestionan los países como empresas

y exhortan a las naciones con un apóstrofe

y se dirigen a electores y votantes

y arengan a consumidores y clientes

y reclutan mano de obra

y alistan todas las metonimias

y las llaman cascos azules

y las llaman boinas verdes

y decretan el comienzo de las perífrasis

y declaran

el envío de tropas para el inicio

de operaciones defensivas

en prevención de un ataque

y dicen eufemismos

y disparan

eufemismos

que provocan daños colaterales

y causan bajas.


Ya sé

que cuando sacan petróleo de una guerra

no están pensando en metáforas.


Ya sé que ratatatatá

no es más que una onomatopeya

sin embargo fíjate

que suena como un oxímoron

de labor humanitaria

en una misión de paz.


Ya sé.


Sin embargo

fíjate ahora en nosotros

recitando

con una paloma como único símbolo

mientras

la poesía

mata.





Iván Rafael. Monótonos golpes de Estado. Amargord, 2015.

Imagen: Picasso. Matanza en Corea, 1951.