miércoles, 30 de diciembre de 2020

Lóbiter (Archivo de crisis). Prólogo


 

Los versos y los poemas de este libro, a la manera de almazuelas, están hechos con hilvanes y retales de conversaciones oídas al azar a lo largo de estos últimos años etiquetados por quienes mandan como “de crisis”. Durante este tiempo hemos asistido unos con indignación, otras con desesperación,  la mayoría con resignación o indiferencia,  al desfile espectacular del triunfo del neoliberalismo y al desmantelamiento vertiginoso de las cosas comunes. En calles, bares, supermercados, centros de salud, parques, oficinas, con la paciencia de las espigadoras y el sigilo de los descuideros, he ido apuntando y recogiendo las palabras que la gente decía sin percatarse de que alguien andaba al acecho de sus razonamientos, de sus propósitos, de sus esperanzas y de sus decepciones. No fue una tarea difícil, porque a la gente le gusta hablar.

Luego, en el retiro del laboratorio, el trabajo ha sido más arduo. En primer lugar, y en la medida de lo posible, hube de practicar, por decirlo así, una especie de vaciado de conciencia, para que ningún filtro consciente de intención o interés o prejuicio alterara el resultado de lo que fuera a salir.  Erradicado así todo trazo de yo personal, dejaba que las palabras y los enunciados jugaran solos, se mezclaran y agruparan siguiendo sus propios fueros de afinidad o repulsión, ya fueran semánticos, sintácticos, prosódicos o cualesquiera otros que libremente y al margen de mi voluntad se hubiesen querido otorgar. Porque las palabras conocen derroteros secretos y solo hay que seguirlas para que te lleven a territorios bastante inquietantes.

El resultado de todo este trabajo son los poemas que componen el libro, poemas que, una vez terminados, constituyen ya de una vez para siempre objetos estéticos autónomos. Sin embargo, no hay que olvidar, a la hora de leerlos y juzgarlos, el contexto general del que surgen y en el que suceden, una situación política, económica y social determinada.

Pero más allá de discusiones legítimas sobre la carta de naturaleza del arte, su autonomía y su transcendencia, las preguntas más relevantes que a mi parecer lanzan estos poemas son las siguientes: ¿Quién habla en estos poemas? ¿Qué significan verdaderamente? ¿Dicen lo que están diciendo o dicen otra cosa? ¿Qué y quién les confiere su sentido? ¿Qué podemos decir de las relaciones humanas y de la sociedad que los sustentan?

Ciertamente, estamos hechos de palabras, y las palabras nos significan, aunque muchas veces en contra de nuestra propia voluntad. Hay que dejarse hablar, como diría Agustín García Calvo, pero si no andamos con ojo, quien habla en nuestro nombre es nuestro propio enemigo. Otras veces, sin embargo, oímos con asombro que de nuestra propia boca salen palabras que reconocemos como propias, aunque no sepamos de dónde nos han llegado. Discernir en cuáles de todas estas palabras te reconoces es la labor que ahora te toca, avisado lector o lectora. Salud y suerte.

martes, 29 de diciembre de 2020

AGUSTÍ CENTELLES VUELVE AL CABAÑAL, DONDE MIRÓ EL MUNDO POR PRIMERA VEZ


 

Nunca el olvido puede vencer la mirada

que detiene el mundo un instante ya para siempre.

 

Instante dolor.

Instante infierno.

Instante derrota.

 

Aquel dolor,

aquel infierno,

la derrota

 

que fueron suyos como suya la esperanza

a pesar de todo siempre abierta a las pupilas

de saber hacerlos grito en la memoria

de un futuro que quería puro y libre

 

del dolor,

del infierno,

de la derrota,

 

como puro y libre era el mundo que miraba,

 

lleno de sol

y de cielo,

de mar y arena,

 

el instante primero, la primera vez.

 

 

AGUSTÍ CENTELLES TORNA AL CABANYAL, ON VA MIRAR EL MÓN PER PRIMERA VEGADA

 

Mai l´oblit no pot vèncer la mirada

que atura el món un instant ja per sempre.

 

Instant dolor.

Instant infern.

Instant derrota.

 

Aquell dolor,

aquell infern,

la derrota

 

que van ser seus com seua l´esperança

malgrat tot sempre oberta a les pupil·les

de saber fer-los crit en la memòria

d´un futur que volia pur i lliure

 

del dolor,

de l´infern,

de la derrota,

 

com pur i lliure era el món que mirava,

 

ple de sol

i de cel,

de mar i sorra,

 

l´instant primer, la primera vegada.

 

 

Marc Granell. Tard o d´hora. Editorial Denes, 2006. Traducción: Conrado Santamaría.

Imagen: Retrat d'Agustí Centelles. (Arxiu Sergi Centelles)

lunes, 28 de diciembre de 2020

QUÉ HACEMOS


 

Qué hacemos con los tipos de interés

y las cláusulas suelo,

si esos tipos no interesan

y nos hipotecamos sobre terrenos pantanosos.

Qué hacemos con las multinacionales

y los productos de transgénicos,

si me lees desde tu móvil de última generación

mientras te reflejas en la piel de una manzana.

Qué hacemos con las farmacéuticas

y los contratos basura,

si no nos curamos de envidias y rencores

y seguimos sin tirar el papel al contenedor azul.

Qué hacemos con el amor que nos sobra,

si al final lo convertimos en ego.

 

 

María Carvajal. No estoy perdida. Garvm, 2019.

Imagen: Cayetano Ferrández. La trampa, Serie El hombre gris, 2016

domingo, 27 de diciembre de 2020

HOMENAJES PÓSTUMOS


 

Que le dejen dormir,

que se callen los que se callaron

cuando estaba vivo.

 

 

Gloria Fuertes. Historia de Gloria. (Amor, humor y desamor). Cátedra, 1980.

Imagen: Holger Droste

sábado, 26 de diciembre de 2020

RECURSIVIDAD


 

Crees salir del laberinto

pero sólo has entrado

en un laberinto distinto.

 

 

Antonio Orihuela. Disolución. Puertabierta Editores, 2019.

Imagen: Pieter Brueghel el Viejo. Los cazadores en la nieve (detalle), 1565.