jueves, 30 de abril de 2020

SUPERVIVIENTE


Cómo decir adiós

cuando no has elegido

la despedida

cuando el silencio ahoga

las cuerdas vocales

y las lágrimas

se entremezclan con la lluvia

de un invierno tardío

tan solo cabe

apretar la mirada

para reconocer el reflejo discreto

de la sangre

y volver a sobrevivir

otra vez

como tú solo sabes.




BIZIRIK DIRAUENA


Nola agur esan

agurra

aukeratu ez duzunean

isiltazunak ahots-kordak

itotzen dituenean

eta malkoak

negu berantiar baten

euriarekin nahasten direnean

begirada estutzea

besterik ez dago

odolaren

isla soila antzemateko

eta berriro ere biziraun

zuk baino ez dakizun bezala.





Ibon Zubiela Martín. Inventario de la piel / Azalen bilduma. La Vorágine, 2019.

Imagen: Edward Greene Malbone. The Eye of Maria Miles Heyward.

miércoles, 29 de abril de 2020

TRACTATUS



«Por no saber poner los nombres a estas cosas, no las expreso.»


(Hernán Cortés, en carta a Carlos V, ante el asombro que le causa América)




Esteban Peicovich. Poemas plagiados. Bajo la luna, 2008.

Imagen: Autoría desconocida

martes, 28 de abril de 2020

EL SILENCIO DE LOS PETIRROJOS


Muy niño, de vacaciones en el pueblo,

un amigo llegó presumiendo de juguete:

una carabina.


¿Subimos a la sierra a pegar unos tiros?, me dijo.


Le acompañé sin ganas.

Y no sé por qué, ya de vuelta,

se la pedí un momento.


En lo alto de un chopo cantaba un petirrojo.


Sin querer apunté.

Disparé

sin querer.

No evité

lo que estuvo en mi mano,

lo que quiso mi dedo.


Desde entonces,

veo caer petirrojos.


Si compro calcetines a precio de sobra,

con la resaca de los naufragios,

cuando mis sobrinos juegan a matar enemigos,

en las reuniones del Fondo Monetario Internacional,

mientras alguien rebusca en la basura,

bajo las bombas de Alepo.


Cada día,

a todas horas,

veo caer petirrojos.




Ritxi Poo. El silencio de los petirrojos. A Fortiori, 2019.

Imagen: Pieter Brueghel. Paisaje de invierno con patinadores y trampa para pájaros (detalle), 1565.

lunes, 27 de abril de 2020

[Tras la misa,]


Tras la misa,

como

pisando

huevos,

sin mirar ni nada me voy para mi casa inmediatamente.

El mundo está perdido perdido.




Conrado Santamaría. Lóbiter (Archivo de crisis). Amargord, 2019.

Imagen: El zangarrón de Montamarta

domingo, 26 de abril de 2020

La idea higiénica


¡Qué invento el papel higiénico!

¡Qué beneficio para la especie!

¡Ah, si no fuera por los inventos!

¡La nuestra

es la especie inventora!

Así

que a ver cuándo inventamos

la idea higiénica,

la idea que elimine

los restos putrefactos de las ideas,

de las ideas indigestas,

estrangulantes,

las heces adheridas

a las células del cerebro,

ideas infecciosas,

pestilentes,

los coágulos

que impiden tener ideas,

que evite sobre todo

las tifoideas,

¡ah, las ideas tifoideas!

¡Excrementicias! ¡Intoxicantes!

Hay que procurar la limpieza

no sólo del culo

sino de la cabeza!


Hay que inventar la idea higiénica

que limpie a la especie

de siglos y siglos

de obstrucciones y diarreas,

que pueda pensarse limpiamente.

¡Qué especie tan distinta!

¡Qué invento tan tonificante!

¡Ese sí que será el hombre nuevo

cuando acaben las indigestiones

de las pesadísimas ideas

y podamos tener

las nuestras,

digerir todos los secretos,

sanar todas las mentes enfermas.

¡Inventemos de una vez

la idea higiénica!





Jesús Lizano. El ingenioso libertario Lizanote de la Acracia o la conquista de la inocencia. Virus editorial, 2009.

Imagen: Sakir Gokcebag. Instalación Trans-Layers.