miércoles, 14 de septiembre de 2022

Angina de pecho


 

Si la mitad de mi corazón está aquí, doctor,

la otra mitad está en China,

en el ejército que desciende hacia el Río Amarillo;

y, luego, todas las mañanas, doctor,

todas las mañanas, al alba,

mi corazón es fusilado en Grecia.

Y después, cuando los prisioneros caen en el sueño,

cuando los últimos pasos se alejan de la enfermería,

mi corazón se va, doctor,

hasta una vieja casa de madera en Estambul.

Además, hace diez años, doctor,

que yo no tengo nada en las manos para ofrecer a mi pueblo;

únicamente una manzana

roja.

 

Es a causa de todo esto, doctor,

y no a causa de la arterioesclerosis,

de la nicotina y de la prisión,

por lo que yo tengo esta angina de pecho.

 

Yo miro la noche a través de los barrotes

y, a pesar de todos los muros que pesan sobre mi corazón,

su latido responde al de la estrella más lejana.

 

Abril, 1948

 

Nâzim Hikmet. Traducción del francés de Antonio Gamoneda. En Esta luz. Galaxia Gutenberg, 2004.

Imagen: José Caballero. La larga noche circular de Nâzim Hikmet, 1970.

4 comentarios:

  1. ¿Quién más indicado que Antonio para traducir este tremendo poema?

    Salud!

    ResponderEliminar
  2. Knockin’ on Heaven’s Door

    El hijo de puta no dejaba de ser cómico y no nos perdíamos ninguno de sus discursos. Tenían algo espantonsamente divertido. Sobre todo tres: cuando dictó una ley donde se igualaba la jubilación de los empleados y de los obreros, cuando respondió a una petición de amnistía y cuando inauguró un nuevo año judicial. Las frases fueron:
    1. Porque de ahora en adelante, señores, en Chile todos somos iguales, comenzando por este Presidente que desde arriba os habla.
    2. Pero amnistía no, Medina, el que pecó, pecó.
    3. Antes de hablar, señores, voy a decir algunas palabras.
    Y después dicen que el gran hijo de puta no tenía gracia. A mí me mataron al amanecer, al lado de una carretera. Me hicieron pulpa.
    Pero antes sí que me hizo reír el muy hijo de puta.
     
    Golpeando, golpeando las
    puertas del cielo
     

    Raúl Zurita (Tu vida rompiéndose, Antología personal)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zurita, otro de la cofradía de las palabras recuperadas. Grande! Salud, Chiloé!

      Eliminar